Sánchez llama a «proteger Europa» de la ultraderecha y los nacionalismos excluyentes

El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez. / Foto: Efe / Vídeo: Europa Press

El presidente del Gobierno aboga en la Eurocámara por una mayor integración del proyecto comunitario que lo «relegitime» ante los ciudadanos

SALVADOR ARROYO

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido esta mañana en la Eurocámara de Estrasburgo su visión sobre el futuro de Europa en un discurso de marcado carácter social, comprometido con el proyecto comunitaria y en el que ha primado un llamamiento a la movilización para combatir a la ultraderecha y a los nacionalismos excluyentes. Durante una intervención que se ha prolongado casi media hora y que ha arrancado tímidos aplausos de los eurodiputados presentes, Sánchez ha subrayado que «estamos ante un cambio de época y el nuevo ciclo. Y tras las elecciones se deben consolidar los cimientos de la unión económica y monetaria con la unión política, social y medioambiental»

Las primeras palabras de Sánchez se han centrado en el 'Brexit'. Tras lamentar el rechazo al acuerdo de retirada y alabar el trabajo desempeñado por Michele Barnier, negociador principal de la UE, ha subrayado que lo pactado con Londres «es la opción que protege mejor los intereses y los derechos de ciudadanos y operadores económicos. Corresponde a Reino Unido a adoptar las decisiones oportunas sobre los pasos que va a dar. Nosotros estamos haciendo nuestro trabajo adoptando medidas para minimizar el impacto de una posible salid sin acuerdos». Y ha insistido en las líneas rojas del club: Integridad del mercado interior, indivisibilidad de las cuatro libertades y la autonomía de la decisión de la Unión.

El tono viró hacia el europeísmo con un llamamiento contra los «actores que dentro y fuera quieren la destrucción de Europa». Momento en que planteó que «para que Europa siga protegiendo los que nos toca ahora es proteger a Europa», lo que tradujo en la necesidad de «continuar generando derechos para los más vulnerables» y culminar «de una vez por todas» aspectos fundamentales para reforzar la integración como la unión económica y monetaria.

«No es momento de vacilar. Nuestra convicción vencerá al autoritarismo por muy dura que sea su retórica», remarcó sin ocultar que existe un «desencanto social» que arranca de la última recesión económica, una crisis que «asoció injustamente la idea de Europa a la austeridad frente a quienes están detrás de la crisis y que trajo desigualdad, precariedad y debilitamiento además de división entre nuestros países, entre norte y sur, acreedores y deudores. Esa etapa debe cerrarse. Hay que fortalecer la cohesión social». Puso como ejemplo la propuesta que España viene defendiendo en Bruselas de crear un seguro europeo de desempleo que complemente a las coberturas nacionales.

La juventud, la igualdad de género (ha puesto sobre la mesa la necesidad de desarrollar una estrategia común vinculante para combatir la brecha de género), políticas medioambientales y migración, han sido los otros asuntos a los que se ha referido el Sánchez. Pero también a fórmulas más concretas para que la UE «sea una potencia creíble en el tablero internacional», para lo que ha abogado por «eliminar la regla de la unanimidad» en la representación de Europa en los foros internacionales.

También ha invitado a la «prudencia en el gasto, racionalidad en el gasto y capacidad para atender las necesidades de los ciudadanos» como otro de los factores claves para la protección del proyecto europeo, insistiendo en el desarrollo de un proyecto federal más consistente que se apoye en la defensa de la unión económica y monetaria, federal . «Tenemos que relegitimar Europa ante los ciudadanos», ha insistido en otro momento de su intervención.

En el tramo final de su intervención se ha centrado en el cambio climático y migraciones, «dos asuntos con valor nítidamente europeos. «En ¡cambio climático he detectado en foros internacionales que se muestras posiciones, resignadas e incluso beligerantes, pero debe ser un vector de nuevas oportunidades y de cohesión entre nuestros paises». En referencia a las migraciones resaltó el papel «fundamental» que desempeña Marruecos para frenar los movimientos irregulares hacia España e incidió en la necesidad de una «actuación conjunta y coordinada con países de origen transito y destino es fundamental», añadió antes de resaltar que Europa debe seguir «creando tendencias con su cerco democrático». Democracia, progreso económico y estado del bienestar, «un triángulo virtuoso» que llamó a proteger frente a las amenazas «del extremismo» y las ideas reaccionarias.

 

Fotos

Vídeos