Un paseo por la playa, sacudido por la muerte

Una pareja de turistas suecos, dos jubilados, de vacaciones en Cádiz, han salido a dar un paseo matutino por la playa de Caños de Meca cuando, de repente, se han encontrado, de frente, con el drama de la inmigración. El mar ha devuelto a la orilla el cuerpo, sin vida, de uno de los inmigrantes cuya patera naufragó el lunes frente a las costas de Barbate. Ya son seis los muertos en ésa tragedia y todavía hay una quincena de desaparecidos. Nada más hallar el cadáver, el turista sueco ha permanecido durante varios minutos sujetándolo para evitar que el mar, con su fuerza, se lo tragara de nuevo. Su mujer ha preferido tomar distancia. Finalmente ha llegado la guardia civil y los agentes han retirado el cuerpo. Una imagen que hoy conmueve y que, seguro, mañana se olvida. Probablemente, esta vez tampoco sirva de nada.