Pasa a disposición judicial el asesino confeso de Rebeca

Pasaron juntos la Nochevieja, con amigos, contentos, sonrientes, al menos en apariencia. Fue la última vez que se les vio juntos en público, nada hacía prever lo que pasaría solo unos días después. Habían mantenido una relación tóxica desde hacía año y medio. Intermitente, aseguran quienes los conocían, con celos y discusiones, a la que ella había decidido poner fin. Una decisión que él no llevó bien. Se presentó en su casa en la madrugada de ayer, llamando al timbre con insistencia, aporreando la puerta hasta que le abrieron y comenzó a golpear a Rebeca fuertemente. Se hizo con un cuchillo y le asestó más de 20 puñaladas en el pecho. Fue él mismo quien se entregó a la policía repitiendo que había hecho algo horrible. Esta mañana el asesino confeso pasó a disposición judicial. Encapuchado pero tranquilo pese a los gritos, con la misma calma, aseguran los agentes, con la que ha pasado la noche a pesar de haber acabado, brutalmente, con la vida de Rebeca.-Redacción-