Los 'papeles de Francia' aclaran un asesinato sin resolver de ETA en Vitoria y apuntan al etarra Guridi Lasa

El etarra José Ignacio Guridi Lasa../
El etarra José Ignacio Guridi Lasa..

La documentación sobre la banda enviada a España ofrece nuevas pistas sobre el atentado que costó la vida al funcionario de prisiones Máximo Casado en 2000

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

Los cerca de 300 crímenes sin resolver de ETA podrían tener un caso menos. La Audiencia Nacional ha reabierto el sumario por el asesinato del funcionario de prisiones Máximo Casado, perpetrado en 2000 en Vitoria y cuya autoría se desconocía hasta la fecha aunque algunos colaboradores sí han sido condenados por estos hechos. Según ha podido saber este periódico, los documentos enviados desde Francia a las autoridades españolas en febrero de este año apuntan al que fuera jefe del 'comando Donosti' José Ignacio Guridi Lasa, detenido en 2001, y a otros dos miembros de la banda. Los tres se encuentran en prisión por otros atentados.

Máximo Casado fue asesinado el 22 de octubre de 2000 al estallar una bomba lapa colocada en los bajos de su coche. Tras el crimen fue investigado uno de sus vecinos, Zigor Bravo, quien fue acusado de haber facilitado a ETA información para cometer el crimen así como las llaves del garaje en el que el trabajador de la prisión de Nanclares guardaba su automóvil. Tras diversas investigaciones, tanto Bravo como un cómplice, Juan Carlos Subijana Izquierdo, fueron condenados a 28 años de prisión por su participación en el atentado. Este pena fue confirmada en 2013.

Documento en clave

Su papel era el de colaboradores necesarios, ya que hicieron llegar a ETA la información necesaria para llevar a cabo el crimen. Pero la autoría material del crimen -quién colocó la bomba- se desconocía. Durante años, la Guardia Civil ha mantenido abierta la investigación sobre el caso sin llegar a encontrar una pista definitiva para dar con los terroristas que mataron a Casado. Hasta que en febrero de este año las autoridades francesas enviaron a España miles de documentos incautados en Francia y que estaban pendientes de revisar.

Entre esta ingente cantidad de documentación los agentes del instituto armado encontraron un manuscrito en clave en el que comenzaron a centrar sus investigaciones. Este texto fue descifrado por los técnicos de la guardia civil, lo que permitió establecer que se trataba de una nota elaborada por el que fuera jefe del 'comando Donosti' en el momento del asesinato de Máximo Casado, José Ignacio Guridi Lasa. Este dirigente terrorista explicaba a su interlocutor diversos aspectos del atentado contra el funcionario de prisiones. Tanto relativos a la información para preparar el crimen como sobre la bomba lapa utilizada para asesinar al trabajador de la cárcel de Nanclares. Según algunas fuentes, el mismo podría ser, presuntamente, quien colocó la bomba. Guridi Lasa ya fue condenado en 2002 a 30 años de cárcel por el asesinato del periodista de 'El Mundo' José Luis López de Lacalle.

Prisiones del Sur de España

El documento ha permitido identificar a Guridi Lasa como la persona que intervino en el atentado pero también a dos terroristas -cuyos nombres se mantienen en secreto hasta que comience la instrucción- que también participaron en la colocación de la bomba lapa en el automóvil. Ambos se encuentran en prisiones en el sur de España. Diversas fuentes de las fuerzas de seguridad han mostrado su esperanza en que las investigaciones que ya están en marcha con el resto de documentos aportados desde Francia permitan reabrir otros sumarios sobre crímenes de ETA sin resolver. Estas pesquisas no se han detenido tras la disolución de la banda en mayo de este año e incluso han sido reforzadas con la creación de una unidad destinada en exclusiva a revisar los casos pendientes.

Una vez que la Audiencia Nacional reabrió el sumario sobre el asesinato, responsables del Ministerio de Interior acudieron a León para informar de los avances en la investigación a la viuda de Casado, Concepción Jaular. La mujer del funcionario de prisiones se marchó de Euskadi tras el crimen, junto con sus dos hijos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos