El PNV pacta con Bildu en Laguardia y Labastida para arrebatar las alcaldías al PP

El lehendakari y Alfonso Alonso se cruzan en un pleno del Parlamento vasco./Efe
El lehendakari y Alfonso Alonso se cruzan en un pleno del Parlamento vasco. / Efe

Este movimiento de los jeltzales «complica al extremo» las opciones de que los populares apoyen los Presupuestos de Urkullu

Koldo Domínguez
KOLDO DOMÍNGUEZBilbao

A menos de 48 horas de la celebración de los plenos de constitución de los ayuntamientos, comienza a clarificarse el panorama de alianzas para decantar las makilas de uno u otro lado. Al menos, en lo referente a Álava y a los consistorios en los que el PP fue la lista más votada el pasado 26-M pero no contaba con mayoría absoluta: Labastida y Laguardia.

En ambos municipios el PNV, segunda fuerza en los comicios, ha alcanzado en las últimas horas sendos acuerdos con EH Bildu para arrebatar al PP las Alcaldías, que el sábado pasarán a estar gobernadas por mandatarios jeltzales. De esta manera, en Labastida repetirá como primera edil Laura Pérez-Borinaga, política de la máxima confianza del presidente del ABB, José Antonio Suso, mientras que en Laguardia será Lucio Castañeda quien acceda al sillón de mando.

En el primer municipio, el PP había logrado cuatro ediles, por tres del PNV y dos de EH Bildu. Gracias al acuerdo cerrado entre las dos últimas formaciones, los jeltzales gobernarán por mayoría de 5 a 4. En la segunda localidad, populares y nacionalistas empataron a tres concejales, mientras que la coalición abertzale consiguió dos y el PSE uno. En este caso, el candidato del PNV no sólo tendrá el apoyo de EH Bildu, sino que también del representante socialista, obligado a respaldar al nacionalista merced al preacuerdo global sellado entre las direcciones de ambos partidos a nivel autonómico.

Representantes de PNV y PP habían mantenido en las últimas jornadas contactos para tratar de llegar a un entente sobre estos dos municipios alaveses. Sin embargo, esta mañana representantes nacionalistas han dado por rotas esas negociaciones y han comunicado a los populares que han llegado a un acuerdo con EH Bildu. «Estamos en disposición de desalojar al PP de todos los ámbitos de poder porque su gestión es perjudicial para los intereses de la ciudadanía», ha asegurado a primera hora de esta mañana el coordinador de la mesa política de la coalición soberanista en Álava, Ibon San Saturnino.

Enfado de los populares

Este movimiento del PNV ha causado un gran enfado entre los dirigentes del PP, que confiaban en mantener estas dos Alcaldías de la Rioja Alavesa y que ahora deberán 'conformarse' con gobernar en Baños de Ebro y Navaridas, donde tiene mayoría absoluta. Tras no lograr representación en las elecciones generales y caer en todas las plazas importantes –salvo San Sebastián– en las municipales y forales, los conservadores veían en estos cuatro ayuntamientos un poder simbólico en Euskadi a conservar.

Los populares esperaban que el PNV no diera finalmente el paso de coaligarse en Laguardia y Labastida para garantizar un 'clima de entendimiento' entre ambas fuerzas de cara a la negociación de los Presupuestos de 2020 del Gobierno vasco. El presidente de los conservadores, Alfonso Alonso, había reclamado al PNV en varias ocasiones –la última en una entrevista este pasado fin de semana en este periódico– que se «esforzara» por acercar posturas de cara a un pacto de calado a nivel vasco.

«Nosotros tenemos que poner de nuestra parte para llegar a acuerdos, pero las demás fuerzas han seguido hasta este momento la tradición de aislar al PP. Ahora, por ejemplo, quieren apartarnos con toda naturalidad de los ayuntamientos en los que hemos ganado. No pueden estar tratando de orillarnos, de apartarnos permanentemente y luego pedir nuestro apoyo, afirmó Alonso en esa entrevista. 

Confirmado ahora el pacto entre PNV y EH Bildu, fuentes del PP afirman que esta decisión de los jeltzales «complica al extremo» las posibilidades de apoyar las Cuentas de Urkullu. «Si ellos han elegido a EH Bildu como socios, tendrán que mirarles a ellos a la hora de hablar de Presupuestos. Aunque el año pasado les fue como les fue», recuerdan fuentes populares.