Pablo Iglesias: «No se puede construir España sin el talento emprendedor vasco y catalán»

Pablo Iglesias: «No se puede construir España sin el talento emprendedor vasco y catalán»

El secretario general de Podemos ha participado en un encuentro con empresarios catalanes

CRISTIAN REINOBarcelona

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, planteó este viernes que «no se puede construir España sin el talento emprendedor vasco y catalán», una «tarea histórica» que el país, a su juicio, «sigue teniendo pendiente». Iglesias ha realizado estas declaraciones en un encuentro con empresarios catalanes, a quienes ha trasladado que «para nosotros esto no es un asunto de coyuntura».

Ha argüido que esto permitirá «afrontar una confrontación política que puede tener consecuencias nefastas» tanto para las clases trabajadoras en Cataluña y el resto de España como para la expansión del talento emprendedor y empresarial. «No necesitamos líderes políticos que hablen catalán en la intimidad», ha expuesto y ha defendido que prefiere que los partidos entiendan el valor y la riqueza que supone la pluralidad lingüística, nacional e identitaria que existe en España, hablen los idiomas que hablen. En ese sentido, ha definido el Corredor Mediterráneo como una «apuesta estratégica como país» fundamental y que cuestiona el tradicional modelo radial, que ha recalcado que interesa a las viejas élites del centro de la Península.

Durante la presentación de su programa económico ante la plana mayor del mundo empresarial catalán, reunido en las jornadas de Círculo de Economía, en Sitges (Barcelona), el líder de Podemos ha insistido en un Gobierno español de coalición entre PSOE y Podemos y ha señalado que más que el reparto de sillones y ministerios, lo que tienen que pactar las dos formaciones progresistas es un programa de reformas.

«El CIS de ayer (por este jueves) revela que la mayoría en España prefiere un gobierno de coalición progresista entre PSOE y Podemos», ha asegurado. La presencia del dirigente morado en las jornadas de Sitges ha despertado mucho más interés que la visita de ayer del presidente de la Generalitat, Quim Torra, al que los empresarios plantearon muchas menos preguntas que a quien tiene una de las llaves de la gobernabilidad de España.

Reformas económicas

Podemos ha apuntado en los últimos días que podría llegar a forzar un adelanto electoral si los socialistas no atienden sus demandas, pero en esta ocasión Iglesias no ha ido tan lejos. A su juicio, la clave está en pactar un compromiso con las reformas económicas y de justicia social. Ha detallado algunas de ellas, en un foro de empresarios, en principio no muy partidarios de algunas de sus propuestas. Como la reducción de la jornada laboral a 34 horas, una prestación mínima garantizada de 600 euros, un programa de inversiones verdes y moradas, desterrar la austeridad fiscal y una reforma tributaria, que contemple un impuesto a la banca, subir los impuestos a los que ganen más de 100.000 euros, reducción del IVA para algunos productos básicos e incremento de impuestos a las grandes fortunas. Iglesias ha reconocido que las urnas han concedido un «peso modesto» a Podemos, pero «suficiente» para contribuir a los cambios en España.

El líder de Podemos cree que la cuestión del reparto de ministerios es lo de menos en la negociación con los socialistas. Lo fundamental, ha dicho, es el programa y las políticas sociales, pero ha avisado a Sánchez que habrá que negociarlo todo: los equipos y cómo se implementan los programas. A su juicio, ya hay gobiernos de coalición que funcionan en España. Y ha puesto como ejemplos las Comunidad Valenciana y Baleares. «Ya es hora de que en España tengamos un gobierno de coalición», ha expresado ante la plana mayor del empresariado catalán. Y ha afeado a Sánchez que se haya abierto a negociar también con Ciudadanos. «Tiene que haber una coherencia programática», ha considerado. «Lo entendible», ha recordado al presidente del Gobierno, es pactar con Podemos».

Sobre si Ada Colau debería aceptar los votos de Manuel Valls para mantenerse como alcaldesa, Iglesias ha evitado entrar en harina y se la limitado a afirmar que esa es una cuestión que compete a los «compañeros» de Barcelona en Comú. «Ellos apuestan por el entendimiento entre fuerzas progresistas y creo que van a trabajar en ese dirección», ha rematado. En este mismo foro, en Sitges, intervendrá este sábado el presidente del Gobierno.