Ortuzar visitará en la Diada a los presos catalanes más cercanos a Puigdemont

Ortuzar visitará en la Diada a los presos catalanes más cercanos a Puigdemont

Acompañado de Aurrekoetxea, se entrevistará el próximo martes en prisión con Rull, Turull y Forn

DAVID GUADILLA

Andoni Ortuzar y Joseba Aurrekoetxea aprovecharán su desplazamiento el próximo martes a Barcelona para participar en los actos de la Diada para visitar en la cárcel de Lledoners a tres de los dirigentes soberanistas más destacados que permanecen presos por impulsar el referéndum del 1 de octubre. Los dos burukides se entrevistarán con Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn, los tres vinculados al PDeCAT y de la máxima confianza del expresidente Carles Puigdemont.

La presencia de Ortuzar y Aurrekoetxea en el acto más relevante del soberanismo y su posterior traslado a la prisión en la que están internados los políticos independentistas tiene un alto valor simbólico. Fue el pasado 14 de agosto cuando Iñigo Urkullu se entrevistó en Lledoners con Oriol Junqueras. La cita fue a petición del líder de ERC y el lehendakari no tuvo inconveniente en desplazarse hasta Cataluña en sus vacaciones. Un gesto que se interpretó como un guiño hacia la línea más pragmática del soberanismo que defiende Junqueras y la cúpula de Esquerra. De hecho, el mismo Urkullu admitió el pasado 28 de agosto que la salida del máximo responsable de ERC favorecería la «distensión» en Cataluña.

Una reflexión que generó un profundo malestar en el Govern. Hasta ese momento, el lehendakari no había movido ficha ni para entrevistarse con Quim Torra ni para desplazarse a la localidad belga de Waterloo para ver a Puigdemont. Solo 24 horas después de que Urkullu abogase por la libertad de Junqueras, el nuevo presidente de la Generalitat le llamó por teléfono para pedirle explicaciones por solo reclamar la excarcelación de Junqueras. Se trataba de la primera conversación que mantenían desde que el jefe del Ejecutivo catalán accedió al cargo a mediados de mayo. No solo eso. Los dos mandatarios autonómicos acordaron fijar una cita en fechas próximas. Urkullu, además, se ha abierto a verse con Puigdemont en Bélgica.

Detrás de todos estos movimientos está la complicada relación que sostiene el PNV con sus tradicionales aliados catalanes. CiU, su socio histórico, desapareció y la formación que ha cogido el testigo, el PDeCAT, está controlada por los afines a Puigdemont. Y el PNV no olvida la crisis que se abrió a finales del año pasado cuando el expresident desoyó las indicaciones de Sabin Etxea y de Urkullu para que no proclamase la independencia y así evitar la aplicación del 155. A partir de ahí, la sintonía con ERC y Junqueras se intensificó.

Pero el PNV es consciente de que las relaciones con el entorno de Puigdemont deben mantenerse, sobre todo, porque parte de sus bases comparten su estrategia unilateral y de ruptura con el Estado. De ahí que ahora dos de sus representantes más destacados realicen el gesto de visitar a Turull, Rull y Forn, el que fuera consejero de Interior durante el 1-O. Los tres forman parte del círculo más próximo a Puigdemont. En Lledoners también están Raül Romeva, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. El motivo oficial de la visita es que a Ortuzar y a Aurrekoetxea les une a ellos «una vieja y estrecha amistad».

El viaje arrancará el lunes a la noche, cuando los dos burukides acudan al acto que el Govern y el Parlamento han convocado en la plaza de Sant Jaume. A la mañana siguiente acudirán a la habitual ofrenda floral que cada año se tributa a Rafael Casanova y será a la tarde cuando se desplacen hasta Lledoners.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos