Ortuzar reitera que el PNV no vetará el gobierno de coalición

El presidente del PNV lamenta que haya comenzado por «el reparto de sillones en lugar de por el programa».

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

Andoni Ortuzar, como ya avanzó en una entrevista publicada en EL CORREO el 23 de junio, ha asegurado hoy que no vetará un potencial gobierno de coalición formado por el PSOE y Unidas Podemos ya que lo importante para los jeltzales es la agenda vasca, saber qué se va a pactar, no los nombres. Lo ha hecho en entrevista en la Ser, donde ha lamentado que para sacar adelante la investidura, socialistas y podemitas «han comenzado la casa por la chimenea». «Se ha comenzado por el reparto de sillones en lugar del programa», ha recalcado.

En este sentido, ha explicado que «Pablo Iglesias no tiene por qué ser ministro 'per se', sino que lo que ha de «primar es el acuerdo de gobierno. Y aquí, ha advertido de que »Podemos debería dar pruebas de que no va a ser un factor de desestabilización« porque son este tipo de cosas las que »dan miedo al candidato Sánchez«. »Los dos piensan que va a ser el otro el que va a ceder y esto es lo peor, porque al final no cede nadie. Les veo a los dos muy convencidos de su posición y de estar en posesión de la verdad absoluta«, ha criticado.

En Madrid, el PNV continúa siendo la coartada perfecta en el relato de los dos partidos de la izquierda para echarse los trastos a la cabeza. Tanto el PSOE como Unidas Podemos siguen usando a los jeltzales como rehenes para presionar al oponente en favor de una investidura que se celebrará entre los días 22 y 25, y que, salvo sorpresa, resultará fallida a la espera del segundo 'round' de septiembre y, en su caso, de una repetición electoral el 10 de noviembre. Pedro Sánchez se apoya en el PNV para justificar su negativa al gobierno de coalición. Lo paradójico es que Pablo Iglesias también se aferra a las siglas jeltzales, pero para todo lo contrario, para convencer a los socialistas de que pueden gobernar juntos. De locos. ¿Pero qué es exactamente lo que hará el PNV?

El presidente del Euzkadi buru batzar (EBB) ya avanzó en una entrevista publicada en EL CORREO el 23 de junio que no vetarán una investidura, ya sea de un ejecutivo monocolor o uno de coalición. «Nosotros sin un proceso de diálogo no vamos a votar que 'sí'. Lo único que tenemos descartado es el 'no'», zanjó. «Lo dijimos y lo repetimos. Nuestra posición no ha cambiado. No nos oponemos a un hipotético gobierno entre el PSOE y Podemos. Y así se lo hemos transmitido a todos», aseguran fuentes de la formación jeltzale. De hecho, Ortuzar mantiene contacto permanente con el resto de líderes nacionales en busca de soluciones.

Si el miércoles fue la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, la que ahondó en la tesis de que al PNV no le hace gracia que gobiernen con los podemitas, la semana pasada le tocó a la dirección de Podemos para defender todo lo contrario. Sus principales líderes salieron en tromba asegurando que Sabin Etxea sí avalaría el gobierno conjunto que Iglesias quiere someter al veredicto del Congreso prometiendo cambiar de opinión si no sale.

No va a ser el «pagafantas»

Pero esto no deja de ser una trampa en el solitario en la que el PSOE no ha caído. Iglesias sabe que esta fórmula saldrá sí o sí porque los 165 escaños que suman ambas formaciones (42 suyos y 123 los socialistas) más el del PRC y Compromís (en total, 167) serán suficientes en la votación del día 25, cuando no es necesaria mayoría absoluta, sino simple. Basta con tener más síes que noes y las abstenciones del PNV (6), ERC (14) e incluso de EH Bildu (4) se dan por seguras. Votarán en contra PP (66), Cs (57), Vox (24), Navarra Suma (2) y Coalición Canaria (2). En total, 151, muy lejos de los 167 del bloque progresista.

El concurso de los seis escaños del PNV es importante pero menos relevante de lo que fueron, por ejemplo, los cinco diputados que tuvo la pasada legislatura y que se tradujeron en sustanciales beneficios para Euskadi, sobre todo durante el mandato de Mariano Rajoy. De ahí que lo relevante para los nacionalistas vascos no sea tanto la investidura como la gobernabilidad. «No nos preocupa que Podemos esté dentro, lo que nos importa son los compromisos programáticos que vaya a haber. La agenda vasca. Lo que se pacte con Podemos tenemos que saberlo. No vamos a ser los 'pagafantas' de un pacto Sánchez-Podemos (...) No es lo mismo que el PSOE quiera dar un toque de extrema izquierda que uno a nuestro estilo socialdemócrata», recalcó Ortuzar. En eso sigue.