Operación policial contra una organización que introducía albaneses en Inglaterra desde los puertos de Bilbao y Santander

Los agentes radiografían con la mirada los lugares más insospechados. A veces, incluso, hay que buscar bajo tierra para dar con los albaneses que se esconden en los puertos de Bilbao y Santander. Se esconden en las alcantarillas que van a dar a los espigones donde están los barcos atracados y desde allí intentan subirse a algún barco. El objetivo es llegar al Reino Unido y ponerse al servicio de las mafias albanesas. Si hace falta acampan para esperar su suerte, que es el momento de colarse en los huecos imposibles de un camión y entrar en un ferry. Durante estos meses se intensifican los controles para detectar el tráfico ilegal. La Guardia Civil ha detenido a 39 responsables de este intrincado negocio.-Redacción-