Nuevo intento del Parlamento vasco por «implicar» a la sociedad en la reforma del Estatuto

Vista del Parlamento vasco./EFE. David Aguilar
Vista del Parlamento vasco. / EFE. David Aguilar

Abre una web para recibir sugerencias tras gastarse el pasado verano 67.000 euros en una consulta en la que participaron 127 personas

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

Segundo intento del Parlamento para implicar a la sociedad vasca en la reforma del Estatuto. Tras las fallidas jornadas organizadas el pasado junio en Bilbao, Vitoria y San Sebastián -participaron apenas 127 personas-, la Cámara ha habilitado ahora una plataforma digital en la que pretende que la ciudadanía deje sus aportaciones para «enriquecer» el espinoso debate del autogobierno. Un trabajo que, tras la tormenta política generada, se desarrolla ahora con absoluto hermetismo. Hace casi cuatro meses que los expertos designados por los partidos comenzaron a deliberar en busca de un texto articulado que refleje un mínimo consenso, pero la coordinadora de la ponencia de Autogobierno, la jeltzale Jone Berriozabal, ha reconocido hoy que no hay novedades. «Estamos al margen, aguardando a que terminen». El plazo expira en junio.

Berriozabal comparecía hoy en el Parlamento junto a la presidenta de la Cámara, Bakartxo Tejeria, a la que es muy poco habitual ver desfilar por la sala de prensa. Solemnidad para intentar dar valor a la plataforma 'Autogobernua eraikitzen' (Construyendo el autogobierno), la web a la que se pretende atraer a los ciudadanos interesados en «contrastar» sus opiniones con las bases para la reforma del Estatuto pactadas por PNV y EH Bildu y los votos particulares que han presentado la propia coalición soberanista, Elkarrekin Podemos, PSE y PP. Las aportaciones serán visibles en la plataforma (www.autogobernua.eus) y serán remitidas a los partidos con representación en el Legislativo vasco.

La Cámara vasca busca redimir así lo ocurrido el pasado junio, cuando se gastó 67.000 euros en unas jornadas de sensibilización y debate que buscaban reunir a 600 personas pero que solo congregaron a 57 en Bilbao, 36 en San Sebastián y 22 en Vitoria. Eusko Ikaskuntza, sociedad a la que se encargó organizar las citas, reconoció en septiembre que solo habían participado ciudadanos con un interés «especial» en la reforma estatutaria.

Lo espinoso, en marzo

En septiembre precisamente dio por concluida la primera fase de sus labores la ponencia de autogobierno tras varios meses de desencuentros por las bases, de hondo calado soberanista, pactadas por PNV y EH Bildu ante las críticas del resto, que las consideran «excluyentes» e ilegales. Los documentos -y las quejas- están en manos de los cinco juristas designados por los partidos desde octubre. Lo que se sabe hasta la fecha de sus discretas reuniones es que arrancaron por las cuestiones menos espinosas -educación, bienestar social, sanidad...-, donde el pacto es más sencillo, y que postergarán los asuntos espinosos al menos hasta marzo. Será entonces cuando se someta a análisis asuntos como la voluntad de mantener una relación «de igual a igual» con el Estado, y la posibilidad de crear mecanismos para otorgar la ciudadanía vasca.