Murga es investida consejera de Salud entre loas de Urkullu a Darpón: «Lo has dado todo»

Urkullu y Murga en la investidura bajo la atenta mirada de Darpón. /Blanca Saenz del Castillo
Urkullu y Murga en la investidura bajo la atenta mirada de Darpón. / Blanca Saenz del Castillo

El lehendakari destaca la «honestidad» del exresponsable de Osakidetza sin hacer mención alguna al escándalo de las OPE

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

Nekane Murga ya es consejera de Salud. Fue designada por el lehendakari hace una semana, en plena tormenta política tras la dimisión de Jon Darpón por el escándalo de la OPE de Osakidetza, pero no fue hasta ayer cuando tomó posesión del cargo. Lo hizo en un breve acto oficial celebrado en Ajuria Enea. Y era su día, pero quedó relegada a un segundo plano por la presencia de su predecesor y el inesperado 'homenaje' que recibió en el epílogo de su carrera política. Tanto Urkullu como la propia Murga aprovecharon sus discursos para loar profusamente la figura de Darpón. De él destacaron su «lealtad y honestidad ejemplar» y su «gran labor» para impulsar y modernizar la sanidad vasca. A lo que no hubo ni la más mínima alusión en las intervenciones fue a la supuesta filtración de exámenes que se ha llevado por delante al anterior responsable de sanidad y uno de los pesos pesados del Gabinete Urkullu durante seis años.

Pese a ser poco amigo de saltarse el protocolo, más bien al contrario, Urkullu rompió ayer los esquemas en el acto de nombramiento de Murga. Una ceremonia medida casi al milímetro que se alargó sorprendentemente por la sucesión de guiños del lehendakari a su exconsejero. En algunos casos, mirándole directamente a los ojos. El lehendakari oficializó el cese de Jon Darpón –«a petición propia», recalca el decreto firmado por Urkullu– tras mostrarle su «agradecimiento» por los seis años que ha liderado la cartera de Salud. «Lo has dado todo», aplaudió el lehendakari al exconsejero tras insistir en su «entrega y compromiso» y en endulzar su legado. «Has mejorado la calidad de vida de los vascos», sentenció el líder del Ejecutivo tras los avances de Osakidetza el último lustro: desde la mejora en la lucha contra el cáncer hasta los centros de salud que se han inaugurado bajo el mandato de Darpón.

En su investidura, y en la escueta intervención que tuvo tras prometer su cargo ante los medios de comunicación en una declaración sin preguntas, Nekane Murga se presentó en sociedad con la clara intención de dar «continuidad» a la labor iniciada por su predecesor, del que insistió en destacar el «camino ejemplar» que ha desarrollado al mando de la consejería de Salud. «Es un referente por su compromiso y dedicación incansable», insistió.

Nekane Murga podría ocupar hoy mismo su asiento en el Parlamento vasco, que celebra pleno ordinario, aunque no está obligada a asistir. En principio sí que tendrá que acudir mañana a la Cámara para someterse a varias preguntas de la oposición en la sesión de control. Concretamente serán tres: dos sobre la sentencia que obliga a abonar más de 100 millones de euros a trabajadores de Osakidetza por el desarrollo profesional y otra sobre el sector farmacéutico.

Primer Gobierno con mayoría de mujeres

Foto histórica del Gobierno vasco con más mujeres que hombres.
Foto histórica del Gobierno vasco con más mujeres que hombres. / Blanca Saenz del Castillo

Una vez cerrada la etapa de Jon Darpón al frente de la sanidad del territorio, el Gobierno vasco abrió ayer otra que va a quedar para la historia. En la nueva foto oficial que el Ejecutivo se tomó en las escalinatas de Ajuria Enera –la segunda en menos de un mes– posaron por primera vez más mujeres que hombres. Siete consejeras por cinco consejeros. La proporción era la contraria al inicio de la legislatura, pero la salida del socialista Alfredo Retortillo para aspirar a la Alcaldía de Barakaldo siendo sustituido por Sonia Pérez y la llegada ahora de Nekane Murga por el escándalo de la OPE de Osakidetza han cambiado el panorama. El reto pendiente sería que una mujer ocupara el puesto de lehendakari. De momento, Idoia Zenarruzabeitia, vicelehendakari con Ibarretxe, marca el techo.