Muere José Pedro Pérez-Llorca, uno de los siete padres de la Constitución

José Pedro Pérez-Llorca. / Efe

En una de sus últimas intervenciones públicas cuestionó que la del Estado Autonómico fuera la historia de un éxito

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

José Pedro Pérez-Llorca, uno de los siete ponentes de la Constitución, ha muerto hoy a los 78 años de edad a causa de una enfermedad pulmonar, según ha informado el despacho de abogados que fundó en 1983 y en el que centró su actividad profesional tras abandonar la política en 1982, cuando se produjo la debacle de la Unión del Centro Democrático, el partido al que pertenecía.

Pérez-Llorca fue ministro de Presidencia y Ministro de Administración Territorial en la primera legislatura de la democracia, bajo la presidencia de Adolfo Suárez, que también llegó a nombrarle Ministro de Exteriores. Siguió en ese cargo después con Leopoldo Calvo Sotelo hasta la aplastante victoria electoral de Felipe González en 1982.

Una de su últimas aportaciones políticas tuvo lugar en el Congreso hace ahora poco más de un año, cuando fue llamado a comparecer como experto ante la comisión para la evaluación y modernización del Estado Autonómico, un espacio propuesto por el entonces líder de la oposición Pedro Sánchez a Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, para tratar de atajar la crisis territorial.

De los 7 ponentes de la Carta Magna solo quedan con vida Miquel Roca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón

Al foro, en el que se negaron a participar los partidos independentistas, los nacionalistas y Podemos, acudieron además de Pérez-Llorca los otros dos 'padres' vivos de la Constitución, Miquel Roca (Convergencia) y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón (UCD). Los tres coincidieron que la Carta Magna solo debería reformare si se da un consenso amplio para ello y su testimonio supuso en cierto modo jarro de agua fría para el PSOE.

El más drástico sin embargo fue, precisamente, Pérez-Llorca. No sólo afirmó que el clima actual no es propicio para embarcarse en semejante aventura («Ahora, hay demasiada ira», dijo), también puso en cuestión la tan extendida premisa de que el modelo autonómico ha sido una historia de éxito. «Yo propondría que tomemos medias de integración, puesto que lo que nos amenaza es la desintegración», dijo en referencia explícita a la lengua y la educación.

En octubre, durante un acto organizado por la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria, también en el Congreso, se mostró algo más optimista y dijo estar convencido de que la actual crisis institucional «pasará». «Espero que haya una reforma de la Constitución -llegó a decir- porque la sociedad española la quiere». «Ya está bien de homenajes, poneos a trabajar», remachó con ironía.

Aun así, Pérez-Llorca mantuvo hasta el final sus prevenciones hacia las consecuencias de la centrifugación excesiva del poder para la convivencia cívica. En una entrevista publicada el 5 de diciembre pasado en 'La Razón' insistió: «Es obvio que habría que para el proceso que no está siendo de descentralización sino de deconstrucción total del Estado».

Condolencias

Los Reyes enviaron un telegrama de pésame a la familia, en el que mostraron su reconocimiento al «extraordinario trabajo que desarrolló a lo largo de su vida como gran servidor del Estado». El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, subrayó que Pérez Llorca «trabajó por la convivencia, la democracia y la libertad de todos y todas en el país». Roca, uno de los dos 'padres' vivos de la Constitución, destacó que fue «el hombre constructivo, el hombre que aportaba soluciones, el hombre con el que podías entenderte».

Por la capilla ardiente del ponente constitucional, instalada en el Tanatorio de La Paz en Tres Cantos, pasó medio Gobierno, el expresidente Mariano Rajoy, y líderes del PP, PSOE y Ciudadanos. Asimismo, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, informó a la familia que el Congreso realizará en fechas próximas un homenaje al exministro centrista.