Los Mossos se arman para un otoño catalán caliente

Los Mossos se arman para un otoño catalán caliente

La Policía autonómica empleará el gas pimienta para disolver manifestaciones

CRISTIAN REINOBarcelona

El independentismo anuncia un otoño caliente en las calles como consecuencia de la respuesta a la sentencia contra los líderes del 'procés', por lo que los Mossos empiezan a tomar posiciones. La Policía catalana llama a rebato para prepararse ante la campaña de protestas. Los Mossos se movilizan de dos maneras: habrá más agentes disponibles y nuevo material antidisturbios. El uso de pelotas de goma está prohibido en Cataluña desde el año 2013. Como alternativa, el cuerpo autonómico usará gas pimienta para disolver los grupos violentos.

Los Mossos incorporaron el gas pimienta a su arsenal antidisturbios en 2013, pero no lo han empleado nunca. Según relató este sábado el intendente de la Policía catalana, Miquel Hueso, el gas pimienta sirve para actuar sobre un grupo reducido de personas, incorpora un tinte rojo que permite identificaciones posteriores y es un gas de composición natural -agua y pimienta-. Se dispara con un spray a una distancia de metro y medio y no con una pistola, es unidireccional, se dirige a una persona en concreto, y sus efectos - irritación en los ojos- duran unos 20 minutos.

La prioridad en las manifestaciones, apuntaron los responsables policiales, es mantener la distancia de seguridad entre fuerzas del orden y manifestantes. Para ello, el cuerpo autonómico ha incorporado nuevas vallas de separación. Las usará con una plataforma para que no se puedan tumbar, además de redes de contención. «Siempre para mantener la distancia y no tener que hacer uso de la defensa y la fuerza más contundente», afirmó la comisaria superior Cristina Manresa.

La labor de los Mossos está más cuestionada que nunca por parte de los sectores más radicalizados del independentismo o de los movimientos ocupas. Esta misma semana han llovido grandes críticas contra la Policía catalana por una actuación en un desahucio en Barcelona.

Hasta la fecha, la única respuesta que está asegurada a la sentencia es una gran movilización, previsiblemente similar al paro del 3 de octubre de 2017. Pero hay sectores del independentismo, CDR y movimientos incontrolados más radicalizados que amenazan con movilizaciones permanentes, acampadas, ocupación de infraestructuras básicas como el aeropuerto del Prat, las vías del AVE o la AP7 en la frontera con Francia. Ante este escenario, a partir del 1 de octubre los Mossos movilizarán a todos los agentes antidisturbios que tienen disponibles. El año pasado, el primer aniversario del 1-O acabó con graves disturbios y un grupo de activistas intentando entrar a las bravas al Parlamento catalán.