Mendia advierte al PNV de que buscará un «acuerdo global en Euskadi» al margen de Navarra y Madrid

La secretaria general del PSE, durante su comparecencia de hoy./Efe
La secretaria general del PSE, durante su comparecencia de hoy. / Efe

«Los vascos merecen que su futuro se decida desde aquí», ha asegurado

Koldo Domínguez
KOLDO DOMÍNGUEZBilbao

Aunque las conversaciones no arrancarán hasta la próxima semana, tanto PNV y PSE están apuntalando en las últimas horas las posiciones políticas con las que se sentarán a negociar un acuerdo para garantizar la gobernabilidad de ayuntamientos y diputaciones tras las elecciones del pasado domingo. Se da por hecho que el entendimiento llegará entre ambas fuerzas –y sólo entre ambas fuerzas– y se dará así continuidad a los pactos que alcanzaron hace cuatro años. Pero hasta el momento sólo han trascendido mensajes cruzados en los que cada parte trata de marcar el terreno de juego en el que se desarrollarán los contactos.

Si ayer fueron varios burukides del PNV los que ligaron un posible acuerdo en Euskadi a las decisiones que los socialistas adopten en Navarra y en el Congreso de los Diputados, hoy ha sido el PSE el que públicamente ha detallado las 'reglas de juego' que marcarán su propuesta, y que a grandes rasgos seguirán la senda abierta en 2015.

Idoia Mendia lo ha dejado muy claro: su partido quiere un «acuerdo global para el conjunto de las instituciones» sin que lo que ocurra en otras comunidades o en Madrid afecte a las decisiones en Euskadi. Nada de pactos a varias bandas en función de cada ayuntamiento. La secretaria general del PSE quiere un 'pacto paraguas' que abarque a los tres territorios y que, en una segunda fase, sería matizado por las direcciones provinciales de cada partido.

El espíritu de ese pacto será garantizar la «estabilidad» de los ayuntamientos y diputaciones resultantes y «centrar» su acción de gobierno en las «verdaderas preocupaciones» de los ciudadanos, «evitando» que esas instituciones «se dediquen a otras cosas que llevan a la ruptura». En ese sentido, Mendia ha querido situar al PNV ante el hipotético escenario que resultaría de no pactar con los socialistas y abrirse a un entendimiento con, por ejemplo, EH Bildu. «Un acuerdo de gobierno con el PSE no sería lo mismo que sin el PSE», ha lanzado, en referencia a la falta de estabilidad consiguiente y la derivada que supondría también a nivel autonómico para el Gobierno vasco de Urkullu, donde ahora trabajan en coalición.

Aclarado que el marco que debería tener ese pacto, la líder socialista ha querido cerrar el frente abierto ayer por los dirigentes jeltzales Joseba Egibar y Koldo Mediavilla en referencia a Navarra y a la gobernabilidad en Madrid. Mendia sólo hablará de las instituciones vascas y no aceptará que en las conversaciones se incluyan variables «más allá de la muga». «Los vascos merecen que su futuro se decida en Euskadi», ha señalado, al tiempo que ha recordado que cuando en 2015 y 2016 ambos partidos sellaron sendos acuerdos en Euskadi, el PNV daba su apoyo en el Congreso a Mariano Rajoy y el PSE dejó de lado esa circunstancia.

Bizkaia e Irún

La preparación del terreno para las negociaciones con el PNV que esta mañana ha hecho Mendia también ha incluido otros dos puntos: Bizkaia e Irún. Con sendas mayorías casi absolutas en Bilbao y en Juntas territoriales, los líderes jeltzales en Bizkaia han dejado caer en los últimos días, sobre todo Juan María Aburto, que ahora «necesitan menos apoyos» del PSE. A la secretaria general del PSE no han debido hacerle mucha gracia esas declaraciones, porque ha asegurado que quien realiza este tipo de análisis «no ha entendido nada» de la realidad social y política de Euskadi. «Los acuerdos no son sólo una cuestión numérica, tienen un valor social en términos de convivencia», ha apuntado. «Deben valorar en su justa medida la contribución del PSE al actual escenario político vasco», ha avisado.

La cuestión de Irún también ha merecido varios comentarios por parte de Mendia. «Poco afortunado» y «hay que ser más serios y saber lo que nos traemos entre manos» han sido las valoraciones que ha realizado sobre la intención del PNV de presentar a su candidato a la sesión de investidura en este localidad pese a haber sido el aspirante socialista el ganador de las elecciones. «Su justificación es que ha subido en número de votos. También nosotros hemos subido en Vitoria y estoy segura de que algún grupo del Ayuntamiento podría apoyar a nuestra candidata», ha dejado en el aire Mendia.