La lucha canaria y el futuro de Sánchez

El socialist Ábalos saluda a la diputada de CC en el Congreso Ana Oramas/
El socialist Ábalos saluda a la diputada de CC en el Congreso Ana Oramas

Coalición Canaria, que tiene dos escaños en el Congreso, ultima un pacto con el PP para coliderar el gobierno insular y frenar así al PSOE, que quiere la presidencia gracias a Podemos

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

Pedro Sánchez sigue estos días muy atento al devenir político canario. Su futuro o gran parte de él puede asentarse o truncarse en estas islas. Todo depende de quién salga vencedor de la lucha canaria, que estas semanas está adquiriendo una relevancia enorme para dilucidar cómo se resolver el sudoku de la gobernabilidad española. Los dos votos que el 28-A logró Coalición Canaria son, seguirán siendo, claves para Pedro Sánchez, que sobre el papel contaría con 173 de los 350 apoyos del Congreso (123 del PSOE, 42 de Unidas Podemos, 6 del PNV, uno del PRC y otro de Compromís). La mayoría de la Cámara, dada la suspensión de los tres diputados presos de JxCat y de Oriol Junqueras (ERC), se establece ahora en 174 en lugar de los tradicionales 176.

¿Qué pasa en Canarias? Que el PSOE, ganador de las elecciones el 26-M con 25 escaños, quiere desbancar a los nacionalistas de CC del Gobierno regional uniendo sus fuerzas con Unidas Podemos (5) y Nueva Canaria (4). El problema es que no suman ya que la mayoría absoluta está fijada en 36 (el Parlamento tiene 70 actas). De otra parte, está el bloque formado por Coalición Canaria (20), PP (11) y Cs (2). Obviamente, tampoco suman. La llave la tiene la Agrupación Socialista Gomera (ASG), liderada por Casimiro Curbelo, exsenador socialista que fue apartado del partido por un incidente protagonizado por la Policía en un local de alterne. Tiene tres escaños. Él decidirá de qué lado cae la balanza.

Los nacionalistas canarios, que llevan muchas legislaturas acomodados en el poder gracias a su posición de fuerza frente el bipartidismo en Madrid, saben que esta vez lo tiene muy complicado para repetir mandato, así que han optado por conformarse con formar parte del Gobierno pero admitiendo que tiene que estar liderado por el PP. Los socialistas, lejos de ceder ante CC, tienen el plácet de Ferraz para intentar hacerse con el Gobierno canario pese a ser conscientes de esta operación complicaría mucho la gobernabilidad de Sánchez. ¿Para qué va a facilitar Coalición Canaria su investidura si luego vuelve a casa y no tiene gobierno con el que poder 'vender' a la sociedad los logros que ha arrancando a Madrid?