Vox lleva al límite su órdago en Madrid

Monasterio se reunió ayer con Trinidad, de Ciudadanos. EP/
Monasterio se reunió ayer con Trinidad, de Ciudadanos. EP

Votará en contra de la investidura de la popular Díaz Ayuso si Ciudadanos no firma un acuerdo a tres bandas

R.C.

Vox condicionó ayer su apoyo al PP para favorecer la investidura de su candidata, Isabel Díaz Ayuso, en la Comunidad de Madrid a un acuerdo de mínimos a tres bandas con Ciudadanos, al que sigue tendiendo la mano para favorecer la formación de Gobierno. «No vamos a apoyar ninguna investidura porque no hemos llegado a un acuerdo con nadie», dijo la portavoz de Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio, tras la reunión con el presidente de esa institución, Juan Trinidad, en el marco de la ronda de contactos para nombrar a un aspirante a presidir la autonomía. El presidente del Parlamento madrileño se entrevistó ayer con Unidas Podemos y Vox, y continuará hoy con Más Madrid, Ciudadanos, PSOE y PP, en el último día de plazo para designar a un eventual candidato a la investidura.

Monasterio insistió en que no entregará sus 12 escaños a PP y Ciudadanos «a cambio de nada», por lo que serán «valientes» como sus votantes y continuarán con su exigencia: la firma de un programa «único» de Gobierno entre las tres formaciones. Aunque el PSOE ganó las pasadas elecciones autonómicas, la suma del bloque de la derecha alcanza la mayoría absoluta, pero las negociaciones entre los tres partidos se encuentran bloqueadas por las reticencias de Cs a sentarse a hablar con Vox y las exigencias del partido de Santiago Abascal.

Monasterio señaló que, si bien su negociación con el PP se ha desarrollado con normalidad y con avances, no ha tenido ningún contacto con Ciudadanos en las últimas tres semanas. Y recordó al candidato de la formación naranja, Ignacio Aguado, que cuando él favoreció la investidura de Cristina Cifuentes (PP) en 2015 lo hizo tras alcanzar un pacto de investidura con cerca de 80 medidas, frente a los apenas «tres puntos» que exige Vox, que incluyen condiciones polémicas como «suprimir las ayudas a los inmigrantes ilegales» y derogar artículos de las leyes LTGBI.

Postura inamovible

Aunque las conversaciones entre Ciudadanos y Vox están paralizadas, el PP y el partido naranja continúan negociando hacia la concreción de un acuerdo y ayer mantuvieron una nueva reunión «técnica». Ambas formaciones confían en cerrar un pacto, pero la postura de Cs es de momento inamovible: solo negociará con el PP, no con Vox. Así lo manifestó ayer Aguado en los pasillos de la Asamblea.

Mientras tanto, el candidato de Más Madrid, Íñigo Errejón, volvió a tender la mano a Ciudadanos para que apoye una investidura del socialista Ángel Gabilondo como presidente regional y no tengan que «comerse los chantajes» de Vox. Gabilondo confirmó la semana pasada que se postulará a la investidura y contará, al menos, con el apoyo de Errejón y de la candidata de Podemos, Isa Serra.