El juez Llarena propone al tribunal alemán entregar a Puigdemont por sedición

Carles Puigdemont./Efe
Carles Puigdemont. / Efe

Este delito o la conspiración para la rebelión reducirían las penas a las que se enfrentaría el expresidente catalán en caso de extradición

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El magistrado del Tribunal Supremo que instruye la causa del 'procés', Pablo Llarena, ha remitido un escrito al tribunal superior del estado alemán de Schleswig-Holstein, que debe decidir sobre la entrega a España del expresident de la Generalitat Carles Puigdemont, para recordarle que los delitos de rebelión y malversación no son los únicos por los que puede ser juzgado en el Supremo. El juez ha recordado que las conductas que se le atribuyen también podrían ser objeto de petición de condenas por otros tipos penales como la sedición o la conspiración para la rebelión. Por lo tanto, añade, también se aceptaría la entrega de Puigdemont para juzgarle por estos delitos.

Con este movimiento, Llarena pretende superar el obstáculo que supuso la decisión inicial del tribunal alemán, con el criterio en contra de la Fiscalía superior de Schleswig-Holstein, de rechazar la extradición del exmandatario catalán por un delito de rebelión pero no de malversación de caudales públicos.

La petición de Llarena tuvo lugar a finales de abril y ya se recoge su sentido en su último auto, en el que rechazó los recursos de reforma presentados tanto por Puigdemont como por otros 22 procesados en la causan del 'procés'. La resolución señalaba la posibilidad de que los hechos puedan ser calificados como conspiración para la rebelión o sedición, si bien no rechazaba el de rebelión al reafirmarse en que concurre el requisito de la violencia. La sedición, en cambio, conlleva penas más leves que la rebelión, hasta 15 años de prisión, y la conspiración para la rebelión reduciría la condena máxima a unos siete años.

Pieza separa contra los 'huidos'

En una providencia dictada el pasado martes y notificada este viernes a las partes, el juez Llarena ha formado una pieza separada respecto de los siete investigados que se encuentran fuera de España, que son además de Puigdemot en Alemania, los exconsejeros Toni Comín, Meritxell Serret, Lluis Puig -los tres se encuentran en Bélgica-, Clara Ponsatí -en Escocia- y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y la exportavoz de la CUP Anna Gabriel, ambas huidas a Suiza.

Con ello, el magistrado prevé dar impulso a la pieza principal respecto del resto de investigados, que está prácticamente terminada, y evitar que los trámites que requieren el resto de procesados en otros países lastren la agilidad del proceso. Se abre así la posibilidad de que Puigdemont y resto de huidos puedan ser juzgados en su día de forma separada del resto.

 

Fotos

Vídeos