El lehendakari inaugura en Arkaute una exposición de recuerdo a los ertzainas víctimas del terrorismo

El lehendakari inaugura en Arkaute una exposición de recuerdo a los ertzainas víctimas del terrorismo
Irekia

El jefe del Ejecutivo vasco preside la entrega de condecoraciones anual a los agentes reivindicando a los 15 asesinados por ETA

ALBERTO RAMÓN ALBERTUS

El lehendakari ha presidido este domingo en Vitoria la inauguración de un espacio dedicado a los 15 ertzainas asesinados por ETA dentro del Museo de la Policía Vasca de Arkaute. «Nada podía tener más valor que la vida de nuestros policías y su asesinato fue una injusticia radical», ha señalado Urkullu con motivo de la inauguración del espacio llamado 'Hemen Gaude'compuesto por fotografías, un texto que relata los atentados, expone quince txapelas y cuenta con una sala de proyección de un documental que recoge cómo vivieron los atentados sus familiares.

La comparecencia ha tenido lugar antes del habitual acto de entrega de condecoraciones a los ertzainas que en los últimos meses han protagonizado actuaciones de especial mérito. Como recogió un informe de la Universidad de Deusto, la banda terrorista tuvo como objetivos a más de 7.000 agentes. «Nos recuerda algunos de los momentos más dolorosos y más injustos que hemos vivido. Nos recuerda lo que nunca debió ocurrir», ha subrayado el lehendakari tras mencionar nombres y apellidos en una emotiva ceremonia a la que han asistido los mandos de la Ertzaintza, la consejera de Seguridad Estefanía Beltrán de Heredia, varios cargos del Ejecutivo vasco y el delegado del Gobierno Jesús Loza.

El primer asesinado fue Carlos Carlos Díaz de Arcocha, en 1985, y en 2001 tuvo lugar el asesinato de dos agentes Ana Isabel Arostegi y Francisco Javier en Beasain. «Nada podía tener más valor que la vida de nuestros policías y su asesinato fue una injusticia radical», ha enfatizado Urkullu. La idea de este espacio de recuerdo, memoria y homenaje a los ertzainas víctimas de ETA ya se anunció hace un año en el homenaje anual que entonces tuvo lugar en Oiartzun. El Departamento de Seguridad ha trabajado de la mano de la Aserfavite (Asociación de Ertzainas y Familiares Víctimas del Terrorismo) para la decoración del espacio. «Agradecemos la participación de las familias y su testimonio. Nos permite recordar a personas que aman la vida y su familia». La última de las reuniones con las víctimas tuvo lugar este mismo miércoles en un encuentro privado. Esta exposición pretende ser «una voz contra el sinsentido del terrorismo».

Acerca de las sensaciones de la visita del espacio, el lehendakari ha indicado que «cada persona que visite el espacio sentirá una profunda tristeza» y también «solidaridad». Estefanía Beltrán de Heredia ha definido la jornada como un «acto simbólico de la memoria» y a la Ertzaintza como «piedra angular en el servicio policial y servicio público de seguridad de Euskadi»