Las Juntas Generales de Gipuzkoa piden a Francia que excarcele a 'Susper'

Ibon Fernández Iradi, 'Susper'./AFP
Ibon Fernández Iradi, 'Susper'. / AFP

El exdirigente de ETA, que padece esclerosis múltiple, cumple condena en el país galo por herir a un gendarme

Lorena Gil
LORENA GILBilbao

Las Juntas Generales de Gipuzkoa pedirán al Gobierno francés que excarcele al exdirigente de ETA Ibon Fernández Iradi, 'Susper', enfermo de esclerosis múltiple. Todos los grupos presentes en la comisión de Convivencia y Derechos Humanos, a la que han asistido también la madre y la pareja de Fernández Iradi, han apoyado una propuesta de resolución para posibilitar la salida de prisión del exdirigente del aparato militar de ETA presentada por PNV, PSE, EH Bildu y Podemos. Todos, salvo del PP.

Fernández Iradi (San Sebastián, 1972) fue detenido en Mont de Marsans en 2002 y a día de hoy se encuentra recluido en la cárcel de Lannemezan (Altos Pirineos franceses), donde cumple 30 años por haber malherido a un gendarme en 2001 como antiguo jefe militar de la banda terrorista. A raíz de su arresto, las Fuerzas de Seguridad se incautaron de un enorme listado manuscrito de 'legales', miembros de taldes y colaboradores que operaban a sus órdenes en el País Vasco, Navarra y el sur de Francia. Se llevaron a cabo 103 detenciones.

En 2016 el tribunal de Apelación de París rechazó la petición de suspender las penas por la esclerosis múltiple. Le fue diagnosticada en 2013. Los jueces consideraron entonces que «nada permite pretender» que el exdirigente etarra preso «no tenga acceso a los mismos cuidados que las personas en un ámbito libre». El fallo de la sala de aplicación de penas, conforme a la petición fiscal, se basó en un peritaje médico según el cual Fernández no presentaba un estado de salud incompatible con su permanencia en la cárcel. Por consiguiente, el tribunal sentenció que no cumplía las condiciones legales fijadas por el código francés de procedimiento penal para disfrutar de una suspensión de pena por motivos médicos.

El texto aprobado esta mañana por las Juntas Generales de Gipuzkoa insta a las autoridades francesas a «que consideren la legislación en vigor y los estándares internacionales» para posibilitar la excarcelación de presos con enfermedades graves e incurables. Asimismo solicitan al Gobierno galo que proteja el «respeto de los derechos a la vida, a la seguridad y a la salud de toda la población reclusa». El acuerdo será trasladado con carácter de «urgencia» al tribunal de Apelación de París, al juez para la aplicación de las penas y al ministro del Interior galo.