Junqueras ficha a un preso del PP condenado por Gürtel

López Viejo, en una imagen de archivo junto a la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre./Efe
López Viejo, en una imagen de archivo junto a la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. / Efe

Pretende que López Viejo sea su jefe de campaña paras las elecciones europeas, según La Vanguardia

R.C.

Oriol Junqueras ha fichado como jefe de su campaña para las elecciones europeas a Alberto López Viejo, dirigente del PP condenado a 31 años y nueve meses de cárcel por el 'caso Gürtel'. El diario La Vanguardia informó este sábado que el líder de Esquerra coincidió en la prisión de Soto del Real con el que fuera hombre fuerte del Gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid.

Junqueras será el número uno de la lista de Esquerra para el Parlamento Europeo, y entre sus planes figura hacer mítines en la cárcel. El rotativo barcelonés señala que fuentes republicanas calculan que el 60% de los reos con derecho a voto apoyarán al líder de su partido.

La decisión de autorizar los actos electorales entre las paredes de la cárcel corresponde a Instituciones Penitenciarias. Hay un precedente, el de Ahora Andalucía que celebró un mitin en una prisión durante la campaña para las elecciones autonómicas andaluzas de diciembre pasado.

Junqueras, que según la Vanguardia, se ha caracterizado en los últimos meses por empatizar en prisión con gente de distinto pensamiento y extracción social, ha pensado en López Viejo como jefe de campaña para las elecciones europeas, que son de circunscripción única.

López Viejo acredita una larga trayectoria en el PP de Madrid, primero en el Ayuntamiento con José María Álvarez del Manzano como concejal de limpieza y después en el Gobierno regional con Aguirre, con la que fue consejero de Deportes y viceconsejero de Presidencia.

La sentencia condenatoria de la Audiencia Nacional estableció que el dirigente del PP «fue favorecido lucrativamente por Francisco Correa»,el líder de la trama Gürtel, a cambio de «su intervención en la irregular adjudicación de contratos públicos» por la que recibía «las oportunas comisiones, que disfrazaba mediante la emisión de facturas ficticias o por importes superiores».