El juez mantiene al PP en el banquillo por la destrucción de ordenadores de Bárcenas

Imagen sobre el juicio por la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas, ex tesorero 'popular'. / Efe

Rechaza la solicitud de la Fiscalía para aplicar la 'doctrina Botín' y dejar sin efecto la acusación de daños informáticos al partido

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El Partido Popular no se ha librado de eludir el banquillo, como persona jurídica, en el caso de la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas. Acusado de un delito de daños informáticos, el titular del Juzgado de lo Penal número 31 de Madrid, Eduardo Muñoz Baena, ha rechazado este viernes aplicar la conocida como 'doctrina Botín' y retirar la acción penal contra el PP, tal y como lo han solicitado su defensa y la Fiscalía.

El abogado del partido en esta causa, Jesús Santos, exfiscal de la Audiencia Nacional y cabeza visible de la estrategia judicial del partido en el 'caso Gürtel', ha insistido en la primera sesión del juicio, en la que se han expuesto las llamadas cuestiones previas, en pedir la aplicación de dicha doctrina para evitar que el PP sea juzgado.

La defensa ha considerado que la acción penal contra la formación política no puede ser ejercida por tres acusaciones populares, que además arrastra como «daños colaterales» a otras tres personas, cuando el único objetivo que tiene es «llevar como sea al juicio al PP». Por este motivo, ha pedido sin éxito que el partido «salga de forma inmediata de este procedimiento».

Previamente, la Fiscalía, que no ejercita ningún tipo de acusación, ha manifestado que las acusaciones populares carecen de «legitimación» para atribuir al PP un delito de daños informáticos ya que no existe un «perjudicado concreto», debido a que el propio Bárcenas se retiró del procedimiento antes de comenzar el juicio del 'caso Gürtel' que le mantiene en prisión.

Por su parte, las acusaciones populares -ejercidas por IU, la Asociación Justicia y Sociedad, la Federación Los Verdes, Observatori Drets Humans y la Asociación de Abogados Demócratas por Europa- han insistido en que el delito de daños informáticos está claramente conectado con el de encubrimiento.

Tras escuchar a todas las partes, el magistrado ha aclarado que ante la «posibilidad de que la Audiencia Provincial tuviera una opinión distinta» sobre la aplicación de la 'doctrina Botín', prefiere mantener en el banquillo de los acusados para que se celebre toda la práctica de la prueba con su representante legal presente. Asimismo, ha añadido que esta decisión no perjudica a que la cuestión vuelva a ser examinada a la hora de dictar sentencia.

Bárcenas, en persona

El juez también ha decidido hoy que Bárcenas se persone en la sala el próximo jueves con abogado en lugar de testificar por videoconferencia desde al cárcel, como él solicitaba. Las defensas de los acusados y del PP han considerado que la declaración sería igual de inmediata de ambas formas, pero el magistrado ha precisado que «esa inmediación se perfecciona cuando la declaración es presencial». Ese día también testificará María Dolores de Cospedal, ex secretario general del PP.

Además del PP, por estos hechos se encuentran en el banquillo su extesorera Carmen Navarro; el que fuera responsable de los servicios jurídicos del partido Alberto Durán y José Manuel Moreno, que ocupaba el puesto de director del sistema de informática. Les atribuyen delitos de encubrimiento y daños informáticos por su presunta responsabilidad en la destrucción de los discos duros de los ordenadores que usaba el extesorero en la sede de Génova 13, y que contenían, según ha declarado, información de la 'caja B'.