Josu Ternera permanecerá en la cárcel mientras se tramitan sus demandas de extradición

Ternera fue detenido el pasado 16 de mayo después de 17 años fugado./
Ternera fue detenido el pasado 16 de mayo después de 17 años fugado.

La sala de instrucción del tribunal de apelaciones de París no ha atendido a las razones de la defensa del etarra, que argumentaron una delicada salud y defectos de procedimiento para demandar su puesta en libertad

PAULA ROSASPARÍS

El exdirigente de ETA, José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera', permanecerá encarcelado en la prisión parisina de La Santé mientras la justicia francesa tramita las dos euroórdenes y las dos demandas de extradición que España ha emitido contra él, entre otras causas por el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza de 1987, en el que murieron 11 personas. La sala de instrucción del tribunal de apelaciones de París no ha atendido hoy a las razones de la defensa del etarra, que argumentaron una delicada salud y defectos de procedimiento para demandar su puesta en libertad. El tribunal, sin embargo, ha rechazado por unanimidad «la liberación y la nulidad» de su arresto, como había pedido la defensa.

Durante la vista de hoy, sus abogados, con gran grandilocuencia, no solo hicieron referencia a su estado de salud -ha sido recientemente operado de próstata- para pedir su liberación, sino que apelaron a un supuesto «abuso de procedimiento» por parte de la fiscalía para intentar mantenerlo en la cárcel. Según la defensa, cuando la fiscalía ordenó su detención el pasado 19 de junio -horas después de ser puesto en libertad por otro tribunal-, no fue para ejecutar las euroórdenes que pesaban contra él, sino para «frenar una decisión que había sido ordenada por jueces independientes», plegándose así «a la voluntad del gobierno», argumentó Laurent Pasquet Marinacce.

Esta tarde ha sido la primera vez que se pudo ver a Urrutikoetxea desde el pasado mes de julio y desde su operación. El etarra, que el día de su detención en los Alpes franceses tenía una cita en el hospital de Sallanches para ser intervenido quirúrgicamente, fue finalmente operado el pasado 2 de septiembre. Hoy ha comparecido con el pelo algo más largo que la última vez y con aspecto avejentado, y la presidenta del tribunal le ha dado permiso para seguir la audiencia sentado. En el único momento que ha tenido la oportunidad para hablar, ha reiterado que «en el País Vasco la palabra es sagrada», y que él daba la suya porque, en caso de ser liberado, «para mí es impensable traicionar a las personas que me apoyan. Me comprometo a presentarme a todas las vista y explicarme y respetar las reglas del derecho».

Urrutikoetxea tiene pendientes con la justicia francesa dos causas, dos procesos que lo condenaron en rebeldía en 2010 y 2017 a 7 y 8 años de prisión respectivamente, pero que, una vez detenido, deben revisarse. El tribunal decidió el pasado 19 de junio que, mientras se repetían los juicios, Urrutikoetxea podía quedar libre de forma temporal, atendiendo así a los argumentos de sus abogados. La defensa alegó motivos de salud -aún estaba a la espera de su operación de próstata- y señalaron que Urrutikoetxea iba a ser albergado durante ese tiempo por Louis Joinet, un antiguo consejero del presidente François Miterrand, especializado en justicia transicional, el «apoyo» al que se ha referido hoy el etarra.

«Ternera», sin embargo, no llegó a salir libre debido a la rápida movilización de la Fiscalía francesa, que inició esa misma tarde dos acciones: apeló al equivalente al Supremo francés, la Corte de Casación, para que no fuera liberado -la Corte deberá pronunciarse el próximo 24 de septiembre-, e inició la tramitación de los requerimientos de la justicia española. La Audiencia Nacional lo reclama por cuatro causas: el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza de 1987 -que causó 11 muertos, entre ellos seis niños-, el asesinato del directivo de Michelin, Luis Hergueta, en 1980, además de por financiación del terrorismo a través de las «herriko tabernas» y por delitos de lesa humanidad.

Josu Ternera fue detenido el pasado 16 de mayo después de 17 años fugado.