Itxaso Atutxa: «Hace falta un presidente que facilite el diálogo y Pedro Sánchez no lo ha hecho»

La presidenta del PNV de Bizkaia, Itxaso Atutxa, posa en un rincón de Sabin Etxea junto a la ikurriña y la bandera europea./Ignacio Pérez
La presidenta del PNV de Bizkaia, Itxaso Atutxa, posa en un rincón de Sabin Etxea junto a la ikurriña y la bandera europea. / Ignacio Pérez

El PNV mantendrá una «actitud de escucha» pero aclara que la gobernabilidad de España «deben resolverla los partidos españoles». «Nosotros nos guiaremos por el interés de Euskadi»

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

La entrevista con Itxaso Atutxa, concertada el viernes a media mañana para ahondar en la explicación del respaldo del PNV a los Presupuestos aun con el 155 en vigor, se ve sacudida por la moción de censura registrada por Pedro Sánchez. Las preguntas y las respuestas casi se improvisan. Pero la presidenta del poderoso PNV vizcaíno deja claro que el partido no tiene prisa por desvelar su posición.

- ¿Apoyará el PNV la moción de censura de Pedro Sánchez?

- Habrá que ver el grado de seriedad y viabilidad de la propuesta. También qué Pedro Sánchez nos vamos a encontrar. ¿Un Sánchez dispuesto a hablar de la situación sin resolver en Cataluña y en Euskadi? ¿O el Sánchez que ha apoyado casi tanto como Ciudadanos que se mantenga un 155 estricto?

- ¿Cuál intuyen?

- No ha habido una propuesta por parte de Sánchez para resolver el encaje de Euskadi y Cataluña en el Estado. Incluso ha propuesto que haya que aceptar la Constitución expresamente para acceder a algunos cargos, lo que no va en la línea de generar consensos y acuerdos. Necesitamos un presidente del Gobierno que facilite el diálogo. Rajoy no lo hizo en su momento en Cataluña y Pedro Sánchez no lo ha hecho en los últimos meses, ni siquiera cuando sus compañeros catalanes lo han pedido. Vamos a mantener la actitud de escucha, sea quien sea el candidato.

- Pero ustedes acaban de dar un balón de oxígeno a Rajoy con la aprobación del Presupuesto y, como usted misma reconoce, tampoco ha planteado nada novedoso.

- Nuestro posicionamiento a favor del Presupuesto es un mensaje muy claro a Rajoy para facilitar espacios de diálogo que sigue teniendo un recorrido. Lo dijo en las horas previas a la votación del Presupuesto y queremos creer que dice la verdad. Un 'no' a los Presupuestos hubiera facilitado el acceso a La Moncloa de Ciudadanos porque Rajoy, muy débil, habría convocado elecciones inmediatamente. Y Rivera no hubiera facilitado ni un solo punto de encuentro con catalanes y vascos. Ése sí que hubiera sido el final de toda posibilidad de diálogo.

- Conocida la sentencia de 'Gürtel', ¿ha quedado Rajoy inhabilitado para gobernar?

- Es hacer ciencia ficción pensar qué hubiéramos hecho el lunes. Prefiero jugar a lo que tenemos hoy. Seguimos haciendo una valoración positiva de nuestro apoyo a los Presupuestos. Si Sánchez no consigue ser investido y nos fuéramos a unas elecciones seguiríamos intentando evitar que Rivera sea presidente del Gobierno.

- Para lograr ese objetivo, ¿es mejor Sánchez o Rajoy?

- En este momento, lo que hicimos el miércoles en el Congreso nos ayuda a alejar a Ciudadanos del Gobierno y a intentar seguir habilitando un espacio no sé si de diálogo pero sí de finalización del 155 en breve.

- ¿Aunque sea sosteniendo a un partido condenado por corrupción?

- Euskadi y Cataluña fuimos los primeros en hablar de crisis institucional en el Estado, hasta que ha llegado a tal grado que también el PSOE lo admite. La crisis institucional es previa a la sentencia de 'Gürtel' y es grave. La sentencia corrobora la petición que le hemos hecho al PP para que pida disculpas. No excusamos al PP ni escondemos que necesita una regeneración. Pero no nos escudemos en que el PP esté en esta situación para ignorar que el problema de la arquitectura institucional en el Estado es de todos los partidos. A mí me gustaría tener más esperanza en el PSOE y en Podemos, en el sentido de que nos oferten a los nacionalistas otras opciones de encaje y de organización del Estado. Pero no hay planteamientos.

- Sánchez ha apoyado el 155.

- No ha sido precisamente flexible ni creo que en su ejecutiva actual tenga voces suficientes para acompañarle en una flexibilización en ese sentido. Tiene una Andalucía que en breve tiene elecciones y otros barones que ven más ventaja electoral en un posicionamiento férreo contra un mejor encaje de las naciones que convivimos en el Estado. Además Sánchez ve el peligro de que parte de su electorado se le pueda escapar hacia este nacionalismo reinventado de Rivera.

- ¿Les pesa tener en sus manos el futuro de la política española?

- La gobernabilidad no puede estar en manos de los cinco escaños del PNV. Apelo a la responsabilidad de los partidos españoles. En el Estado tendrán que entender que jugaremos en función de lo que sea mejor para Euskadi. El futuro de España lo tienen que decidir los partidos de ámbito estatal. Se tienen que hacer adultos.

- ¿Seguirán ganando tiempo?

- Una de las razones de nuestro 'sí' fue ganar tiempo y no volver a tener elecciones generales sino alternativas serias y ese norte no debemos perderlo. Es importante tener períodos suficientes de estabilidad. Si eso se consigue a través de un candidato alternativo será una opción a estudiar; si la estabilidad es mantener lo que tenemos hasta que haya una alternativa real en España ya hemos dado un primer paso. Esa estabilidad la uno también a que en Cataluña se pueda levantar el 155 y conformar un Govern viable.

- ¿Sigue pensando que el 155 está cerca de levantarse?

- Sí, claramente. Tanto los catalanes como el Gobierno español, desde la legitimidad absoluta de ambos, han ido cambiando sus posiciones y tomando determinaciones políticas que han llevado a que hasta ahora no se haya podido hacer.

En los zapatos del otro

- ¿Le decepcionó Torra al nombrar a consellers inviables?

- Es muy difícil ponerte en los zapatos del otro, cuando tienen a su expresidente en Berlín, a gente en la cárcel... Decir desde Euskadi qué hubiéramos hecho nosotros puede resultar fácil. Nosotros optamos por la vía vasca y no por la catalana, pero sí creo que JxCat y ERC están haciendo lo posible por tener un Gobierno viable en breve.

- ¿Les pareció una provocación?

- Comprendo su postura de legitimar aquello en lo que creen, aun sabiendo que no iba a llegar a buen puerto. No entiendo que el Gobierno español no publicara el decreto. No quiero ser equidistante porque los catalanes están sufriendo, pero todo el mundo juega sus bazas políticas, y son las que han retrasado el levantamiento del 155.

- Supongo que también velarán por que se cumpla lo pactado en el Presupuesto, que aún debe aprobarse en el Senado.

- Es un trámite que el PP tiene ganado ya, así que ahí no hay sorpresa posible. Está a salvo. El acuerdo es muy importante en lo puramente presupuestario, aun entendiendo que los pensionistas sigan con sus reivindicaciones. Hay 540 millones para inversiones importantísimas en infraestructuras. Estamos convencidos de haber votado sí.

- ¿Han faltado a su palabra de vascos?

- Me hace gracia que Podemos hable de falta de coherencia, hay que echarle valor. O que Otegi nos diga que hemos mancillado la palabra de vasco en el resto del mundo. ¡Cuando en el resto del mundo los vascos nos hemos pasado años teniendo que explicar que no todos éramos terroristas! Solo por comentarlo. Nosotros teníamos como objetivo llegar a la votación del Presupuesto con un 155 levantado y hemos hecho lo indecible por conseguirlo. Pero nos hemos visto abocados a un escenario en el que no teníamos margen porque las dos partes han actuado políticamente y nosotros teníamos que mirar por el bien de Euskadi. Y si hubiéramos dejado caer los Presupuestos, también la ciudadanía nos podría pedir responsabilidades a nosotros. Eso es también palabra de vasco.

- Egibar no tuvo empacho en reconocer en sede parlamentaria que el partido ha faltado a su palabra. ¿Era una autocrítica o una crítica?

- La decisión la tomó el EBB el miércoles a la mañana. Llevábamos meses hablando de este tema. Yo no hablaría tanto de discrepancias como de valoración de escenarios. Todos los miembros del EBB hemos ido pasando por diferentes fases, y ha habido una unidad absoluta al refrendar la decisión.

Atutxa insiste en poner en valor el respaldo del PNV a las Cuentas.
Atutxa insiste en poner en valor el respaldo del PNV a las Cuentas.

«Sigo apostando por un consenso amplio y transversal para reformar el Estatuto»

- ¿El preámbulo del nuevo Estatuto que han pactado solo con Bildu es un contrapeso para compensar el apoyo a las Cuentas?

- Rotundamente, no. Y se puede demostrar. El nivel de acuerdo previo que había entre Bildu, PNV y Podemos hacía suponer que esa transversalidad que tantas veces hemos pedido ya se daba. Pero Podemos ha tenido un vértigo terrible o una prohibición expresa de Madrid.

- ¿La transversalidad ya no es requisito imprescindible?

- Los redactores van a recibir un documento con puntos de consenso y de disenso y a partir de ahí veremos si lo que nos planteen es asumible tanto para EH Bildu y el PNV como para Podemos y los socialistas. Ese rebote hay que esperarlo. La voluntad del PNV de que haya un consenso amplio y transversal es real.

- Da la sensación de que se han agarrado a ese texto con reminiscencias del plan Ibarretxe porque saben que no va a salir.

- Reconozco que lo puede parecer. Pero si alguien tiene interés en que el nuevo estatus esté preparado en plazo es el PNV. No nos hace especial favor esa foto solo con Bildu. Hubiera sido más deseable una a la que se hubieran sumado PSE o Podemos, y yo sigo apostando por ella.

- ¿Apoyar la cadena humana por el derecho a decidir de Gure Esku Dago no es un riesgo en un momento en el que el sentimiento soberanista parece a la baja?

- Con toda la modestia del mundo ayudaremos. Nuestros afiliados tienen libertad. Espero que sea exitosa. A nadie tiene que extrañar que el PNV se manifieste por el derecho a decidir.

- ¿Ven mimbres para un acercamiento de presos?

- Puede ser un punto importante a la hora de tomar decisiones. Es necesario para contribuir a la normalización de la convivencia. Rajoy está sometido a presiones importantes, pero también es un hombre con suficientes certezas personales como para llevar a cabo políticas más allá de las influencias que tenga.

- ¿No contribuiría un ejercicio autocrítico de EH Bildu?

- Si tengo que quedarme con lo que escuché del acto en Miribilla veo muchas dificultades. Me preocupó mucho y fue muy decepcionante.