Interior moviliza a los servicios antiterroristas durante el juicio

La zona cercana al Tribunal Supremo ha sido blindada por las fuerzas de seguridad/REUTERS
La zona cercana al Tribunal Supremo ha sido blindada por las fuerzas de seguridad / REUTERS

El mayor temor dela Policía es que los políticos catalanes que acudan a las sesiones puedan sufrir escraches

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El Ministerio del Interior no quiere ni el más mínimo incidente durante los meses que dure el juicio del 'procés', sabedor de que todos los ojos, también internacionales, van a mirar al Supremo. El dispositivo de seguridad, reconocen mandos policiales, va a ser «muy complejo»; no por el blindaje de la zona del alto tribunal, sino, sobre todo, porque durante semanas políticos independentistas se van a mover por Madrid en continuos viajes de ida y vuelta desde Cataluña, una situación inédita para las fuerzas de seguridad.

Interior, que lleva varios días cerrando con la Generalitat los detalles de las cápsulas de protección del presidente Quim Torra y de otros miembros del Ejecutivo y autoridades autonómicos, ya ha destinado a decenas de efectivos de la Brigada Provincial de Información de Madrid (servicios antiterroristas) al operativo de seguridad del juicio, con el encargo de detectar cualquier movimiento de grupos ultras que pretendan hacerse visibles o que preparen cualquier escrache al público que va a asistir a la vista oral.

Por el momento, apuntan fuentes policiales, no hay ninguna convocatoria, aunque no se descarta que hoy mismo haya en el entorno del Supremo manifestantes de corte ultra. Interior sí que tiene confirmada una «presencia numerosa» de simpatizantes de los procesados en las inmediaciones del tribunal.

Buena parte de los agentes de la Brigada Provincial de Información se dedicará a hacer contravigilancias a la comitiva independentista durante sus movimientos por la capital de España para prevenir cualquier altercado. Otros estarán desplegados en puntos sensibles, como la estación de Atocha, para controlar la llegada o partida de los políticos catalanes. Unas labores en las que está previsto que colaboren unidades de seguridad ciudadana. Los servicios antiterroristas también prestarán «especial atención» a las inmediaciones del Supremo.

Dos centenares de agentes antidisturbios blindarán además el Supremo para evitar posibles incidentes

Cuatro grupos de funcionarios de la Unidad de Intervención de la Policía (UIP, antidisturbios), unos 200 agentes, se encargarán del blindaje del tribunal, al menos durante las primeras jornadas y mientras se mantenga la expectación mediática. Para estos primeros días, Interior ha establecido un amplio cordón de seguridad -que incluye las sedes del Supremo, Audiencia Nacional y Consejo General del Poder de Judicial- que sólo podrán cruzar el público previamente inscrito y los profesionales de los medios acreditados.

Efectivos de Subsuelo y Guías Caninos llevan ya días trabajando en la zona, que, no obstante, es un área de seguridad prioritaria en Madrid, dada la alta concentración de instituciones judiciales. Aunque nunca antes Interior había montando un dispositivo de seguridad de este calibre en torno al Supremo, mandos policiales destacan que el hecho de que esta área sea siempre de «alto riesgo» ha facilitado el operativo de seguridad.

 

Fotos

Vídeos