Interior lleva a Algeciras y Murcia a los últimos etarras entregados por Francia

A la izquierda, Gorka Palacios. A la derecha, Ugaitz Errazkin./
A la izquierda, Gorka Palacios. A la derecha, Ugaitz Errazkin.

El exjefe de la banda Gorka Palacios y Ugaitz Errazkin habían estado en cárceles de Madrid desde su llegada a España en abril

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El Gobierno de Pedro Sánchez sigue estudiando el perfil de los miembros de ETA que quiere acercar al País Vasco siguiendo las premisas de movimientos «individualizados» y después de un análisis pormenorizado de su historial. Sin embargo, el primer traslado del nuevo Ejecutivo no ha sido precisamente un acercamiento. Lo que ha hecho es llevar a dos de las cárceles más alejadas de Euskadi a los dos últimos etarras entregados por Francia.

El exjefe de ETA Gorka Palacios y Ugaitz Errazkin, acusado de haber pertenecido al comando que asesinó al empresario Inaxio Uria, fueron entregados por las autoridades galas el pasado 20 de abril. De manera inmediata -explican fuentes penitenciarias- fueron ingresados en centros de Madrid para estar a disposición de la Audiencia Nacional. Ambos fueron encarcelados en la cárcel de Soto del Real, convirtiéndose durante unas semanas en los únicos miembros de ETA de esa macroprisión.

Sin embargo, a mediados de junio, ya bajo el mandato del ministro Fernando Grande Marlaska, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha decidido su traslado. Errazkin ha sido llevado al centro de Botafuego en Algeciras (Cádiz), la prisión más alejada del País Vasco de los 42 centros en los que el Ministerio del Interior tiene dispersos a los 226 miembros de ETA todavía fieles a la ortodoxia de la banda. El centro de Algeciras se encuentra a una distancia media de Euskadi de 1.110 kilómetros.

Por su parte, Palacios ha sido llevado al penal de Murcia II, la sexta cárcel más alejada del País Vasco, y solo superada en lejanía por Algeciras, Puerto I y II, Huelva, Almería y Sevilla. Murcia se halla a una distancia media de Euskadi de 830 kilómetros.

Según explican responsables penitenciarios, a diferencia con lo ocurrido con los líderes independentistas encarcelados por el 'procés', la decisión de Interior no ha sido trasladarles a centros próximos a sus lugares de origen, sino enviarles a prisiones en la otra punta de la Península.

Fuentes del Ministerio del Interior explicaron ayer que tanto Palacios como Errazkin habían estado en centros de Madrid mientras estaban pendientes de gestiones judiciales en la Audiencia nacional y que sus traslados responden a «motivos organizativos» de Instituciones Penitenciarias, quien tiene la «potestad última» de designar el centro donde se recluye a cada interno.

Largas condenas

Tanto Palacios como Errazkin tienen causas pendientes en España. El primero fue jefe militar de ETA hasta su captura en diciembre de 2003 en las cercanías de Pau. Fue miembro de los comandos Donosti y Madrid. En 2009 fue condenado en Francia a 18 años de cárcel y a 83 años en España por el atentado contra el Ministerio de Justicia en julio de 2001 en el que murió un policía.

Ugaitz Errazkin fue condenado en Francia a siete años de cárcel después de que sus huellas aparecieran en los explosivos de un zulo encontrado en 2011. En España tiene cinco causas pendientes, entre ellas el asesinato del empresario Inaxio Uria perpetrado el 3 de diciembre de 2008 en Azpeitia (Gipuzkoa) como parte del talde 'Asti' de ETA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos