Instituciones Penitenciarias autoriza tres nuevos traslados de presos de ETA

Se trata de Unai Fano, Javier Agirre y Javier Sagardoy, todos sin delitos de sangre

Lorena Gil
LORENA GILBilbao

Instituciones Penitenciarias ha autorizado tres nuevos traslados de presos de ETA a cárceles próximas a Euskadi. Se trata de Javier Agirre Ibáñez, Unai Fano Aldasoro y Javier Sagardoy Lana, todos ellos sin delitos de sangre. Con estos tres nuevos movimientos, el número de acercamientos llevados a cabo por el Gobierno de Pedro Sánchez supera ya la veintena.

La decisión de trasladar a otros tres internos se ha dado a conocer menos de veinticuatro horas después de que el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, compareciera ayer en el Congreso, a petición propia, para responder a las preguntas de varios grupos –PP y Ciudadanos– en relación a la nueva política penitenciaria del Ejecutivo central. Marlaska reconoció que la dispersión «fue fundamental para la derrota de ETA», pero que ahora el escenario es muy diferente. Enmarcó, en este sentido, los acercamientos dentro del «estricto cumplimiento de la legalidad» y con el objetivo de lograr su «reinserción». Hasta la fecha, Instituciones Penitenciarias había autorizado 18 traslados: 16 acercamientos al uso y dos por concesiones de terceros grados. Mientras que otro recluso se encuentra en prisión atenuada por enfermedad.

A esa lista se suman ahora Javier Aguirre, Javier Sagardoy y Unai Fano. Este último es el que acumula una condena más elevada y será trasladado desde Algeciras a Soria. Ingresó en prisión en 2008, tras ser entregado por Francia, y cumple una condena de 20 años por delitos de organización terrorista, tenencia de explosivos y armas, falsificación de documentos y robo de vehículos. Cumplirá tres cuartas partes de su condena en 2024. Durante la última tregua de ETA, el nieto del veterano etarra José María Aldasoro fue designado por Batasuna como miembro de la 'comisión negociadora' durante el proceso de paz para las negociaciones de Loyola entre PNV, PSOE y la formación ilegalizada. En febrero de 2007 ofreció una rueda de prensa junto a Arnaldo Otegi para acusar a los Servicios de Información de haber ocultado un dispositivo de seguimiento en su coche.

Javier Agirre, por su parte, será trasladado de Ocaña II (Ciudad Real) a Logroño. En la cárcel desde 2016, fue condenado a seis años por falsificación de documento público y colaboración con banda armada. Ha renunciado a la violencia y cumplirá tres cuartas partes de su condena el próximo año. Mientras que Javier Sagardoy pasará de estar interno en Soria a Pamplona. Entró en prisión en 2013 con una condena de seis años por asociación ilícita. Cumplió tres cuartas partes de su condena en 2017 y la junta de tratamiento ha propuesto su progresión a tercer grado.