Imputan a ocho mandos de la Policía Nacional por el 1-O

El concejal de Derechos de Ciudadanía e Inmigración de Barcelona, Marc Serra-/
El concejal de Derechos de Ciudadanía e Inmigración de Barcelona, Marc Serra-

Los responsables del operativo de Barcelona el día del referéndum serán investigados por las cargas contra los votantes

CRISTIAN REINOBarcelona

Ocho inspectores jefe de la Policía Nacional, responsables de los operativos en 27 colegios electorales habilitados para el referéndum ilegal del 1-O en la ciudad de Barcelona, han sido citados por el juez en calidad de investigados por las cargas llevadas a cabo para impedir la votación. El juez del juzgado número 7 de Barcelona, Francisco Miralles, que instruye una causa por las actuaciones policiales, les ha citado los días 9 y 11 de octubre para que den cuenta de las órdenes que dieron a los agentes bajo su mando sobre el terreno en cada uno de los colegios. Algunos de ellos ya ha comparecido ante el juez para declarar por su actuación policial en alguno de estos centros

El concejal de Derechos de Ciudadanía e Inmigración de Barcelona, Marc Serra, personado en la causa, destacó que la responsabilidad por las cargas del 1-O «no solo recae contra los agentes que llevaron a cabo actuaciones antireglamentarias y desproporcionadas, sino también contra los altos cargos responsables del diseño del operativo y que daban órdenes a los agentes». «Por primera vez, los mandos policiales son imputados por las órdenes que dieron», destacó. Según Serra, ya son 50 los agentes y responsables investigados. En Girona, un juzgado amplió el miércoles en seis el número de policías investigados por las cargas. Ya son 28 los encausados.

La Audiencia de Barcelona instó en febrero a llevar a cabo una investigación «completa» de lo que ocurrió el 1-O, que concluyó con mil heridos, según la Generalitat, y para aclarar si la Policía Nacional «se limitó a cumplir lo estrictamente ordenado por el TSJC, empleando la mínima fuerza indispensable, o bien hubo una utilización desproporcionada de la violencia».