El PP impulsa en el Senado una moción para no ceder transferencias a Euskadi

Pablo Casado./Efe
Pablo Casado. / Efe

Los populares, cuya iniciativa ha sido respaldada por Ciudadanos, acusan al Gobierno de Sánchez de «vender España»

DAVID GUADILLA

El Senado ha aprobado este miércoles una moción del PP en la que se insta al Gobierno de Pedro Sánchez a que no acepte el catálogo de transferencias pactado con el Ejecutivo de Iñigo Urkullu al considerar que «cada vez que se aumentan las competencias a una comunidad autónoma se rompe la igualdad de los españoles». La iniciativa ha sido respaldada con los votos de los populares, Ciudadanos, Foro Asturias y UPN, y ha cosechado duras críticas por parte del PSOE, Unidos Podemos y el PNV.

La propuesta fue presentada hace quince días en el registro de la Cámara alta. El texto señala que el listado de traspasos acordado por ambas administraciones «responde a una lectura exclusivamente nacionalista del Estatuto de Gernika» y pide que antes de seguir con la negociación sobre competencias se haga «cumplir los mandatos constitucionales de cooperación, coordinación, igualdad y solidaridad territorial, esenciales en la conformación de la descentralización del Estado».

La moción ha sido defendida por la senadora Esther del Brío, quien ha cargado con dureza contra Pedro Sánchez por «vender España». «No puede regalarla por su cuenta y riesgo», ha señalado la representante popular, quien en un discurso muy duro ha acusado a los socialistas de «dar oxígeno a quienes rompen la igualdad de oportunidades» de los españoles y de «poner los dientes largos a los independentistas». El encargado de presentar la interpelación inicial fue Iñaki Oyarzábal.

Su intervención ha sido rechazada con la misma contundencia por la mayoría de los grupos. Jon Iñarritu (EH Bildu) ha definido el planteamiento del PP de «inconstitucional, supremacista y ultranacionalista»; Pilar Garrido (Unidos Podemos) ha subrayado que el PP busca «conflictos territoriales»; Tontxu Rodríguez (PSOE) se ha preguntado si el PP va a mantener esta línea de trabajo y ha recordado a Del Brío que la iniciativa defendida hoy en el Senado «no es la postura de los populares vascos»; mientras que José María Cazalis (PNV) la ha definido como un «delirio» y algo «descabellado».

La iniciativa del PP carga de forma clara contra el acuerdo alcanzado por los gobiernos central y vasco a finales del año pasado para el traspaso de 37 competencias pendientes de transferir del Estatuto. Hasta ahora solo se han materializado dos pequeños ramales de cercanías de ferrocarril y un tramo de autopista. Las dos administraciones han fijado un calendario de traspasos que, en todo caso, han quedado en el aire por el adelanto electoral decretado por Sánchez. En ese listado estaba también el traspaso de Prisiones, aunque no a corto plazo.

Urkullu: «Es un desatino que supera todos los límites»

El lehendakari, Iñigo Urkullu, considera un «desatino que supera todos los límites» que se inste al Gobierno a no aceptar el catálogo de transferencias propuesto por el Ejecutivo vasco. «Este desatino supera todos los límites», ha respondido a esta iniciativa Urkullu, durante el discurso que ha pronunciado en un acto organizado en Ordizia con motivo del 25 aniversario de la Agencia de Desarrollo de Goierri, Goieki, en el que también ha participado la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia.

«Como lehendakari he de reflexionar sobre ello, pero pido a las instituciones y a la sociedad vasca que sean conscientes del valor de nuestro autogobierno singular y reconocido, y la aportación al bien común de lo que ha sido el desarrollo del autogobierno también para la convivencia entre las vascas y los vascos», ha apuntado.