Sánchez no cierra la puerta a Iglesias pero insiste en un Gobierno monocolor

Pablo Iglesias. /Efe
Pablo Iglesias. / Efe

El Ejecutivo «respeta» las aspiraciones del líder de Podemos y le recuerda que el «sentido común» del que habla para verse de ministro es «subjetivo»

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Las elecciones municipales y autonómicas de mañana fijarán las bases sobre las que PSOE y Unidas Podemos se sentarán a negociar el futuro Gobierno de Pedro Sánchez. Si los votos morados resultan claves para que los socialistas gobiernen en ciudades y comunidades importantes como Madrid, Castilla-La Mancha o Murcia, en la formación de Pablo Iglesias dan por hecho que éste tendrá un sillón en el próximo Consejo de Ministros. «Es de sentido común», reconoció el propio líder morado en una entrevista con la agencia Efe.

Pero el Ejecutivo quiso evitar este debate sobre la coalición a solo dos días del 26-M. Aunque los socialistas no cierran esa puerta y consideran que una hipotética alianza con Unidas Podemos no sería un «despropósito», no renuncian todavía a conformar un Gobierno monocolor. «El PSOE sigue aspirando a tener fortaleza suficiente como para gobernar en solitario», aseguró este viernes la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, tras la reunión del Consejo de Ministros.

La ministra respondió irónicamente a Iglesias que el sentido común para él sea ministro es un criterio muy «subjetivo», pero que, en todo caso, las negociaciones sobre el futuro Gobierno corresponden exclusivamente a Sánchez. «Todo el camino está por recorrer. Tenemos vocación, fuerza suficiente para llevarlo a cabo y él decidirá quién entra en su Ejecutivo», subrayó la también ministra de Educación, que aseguró «respetar» las aspiraciones del líder morado.

Las aspiraciones de Iglesias

Descartada la carta de Ciudadanos tras el paso de Albert Rivera por la Moncloa, los socialistas están abocados a pactar con el partido de Iglesias. Aunque las negociaciones oficiales no comenzarán hasta la próxima semana ya hay contactos entre ambas formaciones para trabajar «en un plan completo de Gobierno», que incluye estructuras ministeriales y competencias de las carteras, según avanzó Irene Montero este jueves.

Entre los objetivos de Unidas Podemos está situar a Iglesias en el gabinete de Sánchez. Una cuestión que, según aseguró el líder de esa formación, ya ha abordado con el socialista en la reunión que mantuvieron en la Moncloa. «Hay cosas que son obvias», remarcó.

Tras perder más de un millón de votos y una treintena de escaños el 28 de abril, Iglesias es consciente de su escaso peso parlamentario y de los límites de sus exigencias. «No vamos a plantear nada imposible... nosotros pensamos que nuestro peso es modesto pero es importante, y nosotros también tendremos que transigir mucho», remachó.