Iglesias y las lecciones italianas a Sánchez

Iglesias y Sánchez, hoy en el Congreso

El líder de Unidas Podemos pide al presidente en funciones que se fije en lo ocurrido en Italia, donde acaban de pactar los dos grandes partidos de la izquierda para evitar las elecciones

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

Italia. Para lo bueno o para lo malo, pero siempre Italia. España vuelve a mirarse en el espejo transalpino. «Aprenda las lecciones italiana, señor Sánchez». Pablo Iglesias, aprovechando el debate celebrado esta mañana en el Congreso sobre el último Consejo Europeo de junio, ha pedido al presidente en funciones que se fije y emule lo ocurrido la tercera potencia del euro, donde el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Demócrata (el partido socialdemócrata hermano del PSOE) acaban de acordar un Gobierno de coalición para llevar al extremista Matteo Salvini a la oposición. «Aprenda de Italia», ha reiterado Iglesias.

Italia, ese país que ha tenido 68 gobiernos en los últimos 74 años y de estos, solo seis han durado más de dos años. Italia es el caos, pero sabe gestionar muy bien su caos. España, no, como se está comprobando. Las «lecciones» transalpinas que a juicio de Podemos debería aprender el PSOE son dos. La primera, que son preferibles los gobiernos de coalición. La segunda, que la gente «no ve bien cuando alguien quiere forzar las elecciones para lograr algunos réditos en las urnas», como quiso hacer Salvini, el polémico exvicepresidente y ex ministro del Interior. Cegado por las encuestas que daban la victoria a la extrema derecha, forzó la caída del Gobierno, pero su exsocio, el M5E, tendió la mano a los socialdemócratas para evitar las urnas.

Lo paradójico, y esta es la tercera lección italiana que Iglesias ha pasado por alto, es cómo el Movimiento Cinco Estrellas de Luigi di Maio, el partido «de la calle» pudo pactar un Gobierno con la extrema derecha de Salvini. En España, concebir un pacto entre Unidas Podemos y Vox en el Gobierno es un imposible. En Italia, no. Pero Italia es Italia. Para lo bueno y para lo malo.