«Las heridas de la Guerra Civil y el franquismo se cerrarán cuando se abran las fosas»

Fernando Martínez López./EFE
Fernando Martínez López. / EFE

Fernando Martínez López, director general de Memoria Histórica del Gobierno central, ha acudido a un ciclo de los Cursos de Verano de San Sebastián

EFE

El director general de Memoria Histórica del Gobierno central, Fernando Martínez López, ha asegurado que las «heridas» ocasionadas por la Guerra Civil y el franquismo en nuestro país «están abiertas», aunque ha opinado que llegarán a cerrarse «en el momento en el que se abran las fosas».

Martínez López ha hecho esta reflexión momentos antes de participar en el ciclo: 'Cuerpos incómodos: Violencia masiva, fosas comunes y necropolítica' que se celebra hasta el sábado en el marco de los Cursos de Verano de San Sebastián, y en el que también ha participado el secretario de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Gobierno Vasco, Jonan Fernández.

El curso, organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Gorogora, la Sociedad de Ciencias Aranzadi y la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), reunirá estos días en la capital guipuzcoana a algunos de los principales especialistas mundiales en el análisis de las exhumaciones de fosas comunes como herramientas de derechos humanos a través de los principios de verdad, justicia y reparación.

«Esto no es de izquierdas ni de derechas, es dignidad democrática»

En declaraciones a los periodistas, Martínez López se ha referido a la reforma integral de la Ley de Memoria Histórica, que atribuirá al Estado «el liderazgo del proceso de exhumación de fosas comunes», una actuación que, según ha dicho, «busca fundamentalmente no abrir heridas, sino al contrario cerrarlas».

«A aquellos que plantean que esto es remover el pasado y abrir heridas -ha añadido-, hay que decirles que no, que las heridas están abiertas y que se van a cerrar en el momento en el que se abran las fosas mayoritariamente, y podamos entregar a los familiares los restos de sus antepasados y les puedan dar digna sepultura», ha recalcado.

«Creemos que esto no es ni de izquierdas ni de derechas, esto es un planteamiento fundamentalmente de dignidad democrática», ha insistido Martínez López.

Posteriormente, en su intervención durante la inauguración del curso, el director de Memoria Histórica ha reiterado la voluntad del Gobierno de impulsar «una ambiciosa reforma legal» para que sea el Estado el que «lidere el proceso de búsqueda de los desaparecidos de la Guerra Civil que aún permanecen abandonados en fosas comunes pendientes de exhumación en toda España».

Futura reforma

Ha recalcado que el proceso de exhumación de estos restos «no se puede dilatar por más tiempo en España» porque es «una ignominia» que seamos «el único país de Europa Central y Occidental en el que aún hay fosas comunes». «Estoy convencido de que la democracia española no terminará de asentarse mientras siga habiendo fosas comunes en cementerios y en las cunetas de su geografía», ha indicado.

Ha señalado, en este sentido, que la futura reforma pretende «corregir las insuficiencias que han impedido a la Ley de Memoria Histórica alcanzar sus objetivos en sus diez años de recorrido» y a la vez «dar cumplimiento a las recomendaciones de los organismos internacionales, humanitarios», como el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas.

Martínez López ha destacado también, entre las novedades que incluirá la reforma de la Ley de Memoria Histórica, la creación de una Comisión de la Verdad que «investigará los abusos y violaciones de los derechos humanos durante la Guerra Civil y la dictadura franquista».