Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Los gobiernos central y vasco negocian ya con máxima discreción el traspaso de la AP-68

El consejero Josu Erkoreka y la ministra Meritxell Batet./ignacio pérez
El consejero Josu Erkoreka y la ministra Meritxell Batet. / ignacio pérez

La titularidad de la autopista es una reivindicación histórica del PNV, que en 2000 montó en cólera cuando Aznar amplió la concesión hasta 2026

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

El calendario acordado entre los gobiernos central y vasco para culminar la transferencia de 33 de las 37 materias pendientes del Estatuto de Gernika consta de tres grandes bloques diferenciados por distintas metas temporales: marzo, julio y enero de 2020. Todo con luz y taquígrafos, como se empeñan en destacar los protagonistas. El bloque de marzo se activó hace un par de semanas con el envío de toda la documentación a la mesa negociadora (ahora, están esperando informes de Hacienda) y consta, oficialmente, de siete materias. Todas de bajo perfil político, como los seguros escolares, la legislación sobre productos farmacéuticos o las escuelas viajeras. La realidad, sin embargo, es diferente.