Urkullu ve en el juicio una oportunidad para «reafirmar la apuesta por las vías políticas»

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el president de la Generalitat, Quim Torra. /EFE
El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el president de la Generalitat, Quim Torra. / EFE

El Gobierno vasco pide un proceso «con todas las garantías» en el que «no se impongan impulsos políticos al razonamiento jurídico»

XABIER GARMENDIA Vitoria

En un tono prudente y en una línea similar a lo que siempre ha defendido acerca de la cuestión catalana, Iñigo Urkullu ha vuelto a poner tierra de por medio con la senda unilateral. El lehendakari considera que el juicio del 'procés' «debería ser abordado como una oportunidad para reafirmar la apuesta por las vías políticas». En un mensaje en sus redes sociales, ha reiterado sus constantes apelaciones al diálogo, «algo que nunca debería haberse abandonado». En todo caso, el jefe del Ejecutivo vasco subraya que todo ese proceso se debe hacer «desde el respeto a los marcos establecidos». «Es necesario superar el bloqueo y la adopción de decisiones unilaterales», ha remachado.

A juicio del lehendakari, el inicio del juicio en el Tribunal Supremo «vuelve a poner sobre la mesa la crisis del modelo de Estado», por lo que apuesta por avanzar hacia una reforma territorial que reconozca su plurinacionalidad. De igual manera, considera que el proceso judicial «evidencia el fracaso del sentido más profundo del ejercicio de la política».

La gran expectación en torno al juicio del 'procés' catalán, que ha empezado este mismo martes en Madrid, no es menor en Euskadi. Frente a la posición del PNV, que ve «un momento extremadamente grave para la democracia», según ha expresado Iñigo Iturrate, el Gobierno vasco prefiere mantenerse en una postura mucho más prudente. Eso sí, reclama que el proceso se desarrolle «con todas las garantías». En particular, el portavoz del Ejecutivo, Josu Erkoreka, espera que «no se impongan impulsos políticos al razonamiento jurídico».

Lakua quiere andar con pies de plomo en torno al caso que juzga el referéndum ilegal del 1-O y siempre ha manifestado que la solución para desencallar el conflicto no debería estar en la Justicia. «Nunca se tenía que haber judicializado un conflicto eminentemente político. El cauce no debería ser ese, si no la articulación de vehículos para encauzar la diversidad política», ha subrayado Erkoreka en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno en el que, ha aclarado, «no se ha hecho una reflexión compartida» sobre este asunto.

Preguntado por si cree que será un juicio justo, Erkoreka prefiere esperar a la sentencia, ya que prevé que durante los tres meses de sesiones haya «muchos estímulos más allá de los que deberían guiar a un juez en una actuación penal». A título personal, como jurista, ha expresado su «preocupación» sobre algunos aspectos del encausamiento como la competencia del Tribunal Supremo para juzgar a los doce procesados, la situación de prisión provisional de nueve de ellos y la tipificación de los hechos en un delito de rebelión. «El contraste de la Justicia de otros países pone en evidencia que no es algo compartido por toda la comunidad jurídica», ha dicho en referencia al tribunal alemán que no compartió ese extremo.

El anticipo electoral, meros «rumores»

Respecto a la situación política nacional, Erkoreka no ha querido entrar a comentar las especulaciones sobre un posible adelanto electoral. «No podemos situarnos en rumores y especulaciones», ha afirmado. El equipo de Iñigo Urkullu asume que unos comicios anticipados en los que se formara un Gobierno alternativo podría dar un giro de 180 grados al calendario de transferencias pactado con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, aunque por el momento no piensa en modificar sus planes: «El Gobierno no puede condicionar sus políticas en base a rumores».

En materia de traspasos, el portavoz ha anunciado que este lunes recibió un primer documento para la negociación del primer bloque de competencias, aunque se encuentra a la espera de que Moncloa lo complete, ya que no incluye las 7 previstas en esta fase inicial. «No tenemos noticia de que se haya producido un cambio de rumbo», ha aclarado.