El Gobierno vasco aprueba hoy un «acuerdo formal» contra el veto del PP a las transferencias

El Gobierno vasco en pleno, reunido tras el verano en el habitual primer consejo del Palacio Miramar en San Sebastián./luis michelena
El Gobierno vasco en pleno, reunido tras el verano en el habitual primer consejo del Palacio Miramar en San Sebastián. / luis michelena

Erkoreka pondrá voz a la respuesta institucional al gesto de los populares en un clima ya de abierta precampaña

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

El lehendakari, Iñigo Urkullu, había anunciado una respuesta institucional contundente a la carga de profundidad que el pasado miércoles lanzó el PP contra el Estatuto de Gernika en el Senado y la habrá. El Ejecutivo de Vitoria aprobará hoy en Consejo de Gobierno un «acuerdo formal» contra la moción que los populares impulsaron la semana pasada en el Senado, donde gozan de mayoría absoluta, para rechazar el calendario de transferencias pendientes pactado entre los gobiernos central y vasco, al considerar que supone asumir «una lectura exclusivamente nacionalista» de la ley orgánica de 1979 y avanzar en la supuesta «venta de España» a los separatistas de la que acusan a Pedro Sánchez.

Dos circunstancias han confluido para propiciar una respuesta oficial del Gabinete Urkullu casi una semana después. Por un lado, el profundo malestar que ha provocado en el Gobierno vasco el movimiento del PP, que ven como el anticipo de una posible involución autonómica si Pablo Casado llegase a gobernar de la mano de Cs y Vox. Por otro, el clima de abierta precampaña que, como en el resto de España, se respira ya en Euskadi y que lleva a enfatizar los mensajes, o directamente a sobreactuar como en el caso del propio veto de la Cámara alta a los traspasos pendientes.

Para empezar, porque el cronograma para negociar 34 materias estatutarias hasta el final de la legislatura (todas salvo las relativas a la Seguridad Social) quedará en el alero al disolverse las Cortes Generales el próximo 5 de marzo, fecha a partir de la cuál el Gobierno de Pedro Sánchez estará en funciones. El Ejecutivo de Vitoria confía en que llegue al menos el primer paquete de materias previsto antes de las elecciones del 28 de abril. Se firmen o no 'in extremis' esas transferencias, siete traspasos menores, la negociación sobre asuntos troncales como Prisiones se irá al limbo. Retomarla o no dependerá del signo del Gobierno que tome las riendas del país tras el 28-A.

Escenificación modesta

No obstante, la contundencia de la moción aprobada en el Senado y la tormenta política que ha generado en Euskadi -con durísimas críticas al PP vasco- han propiciado a su vez la respuesta que hoy dará el Ejecutivo. Pero la carga de solemnidad que se le presuponía quedará ligeramente rebajada. Aunque en todo momento se barajó aprobar una declaración institucional, finalmente ese formato, reservado tradicionalmente a conmemorar fechas señaladas como el Día del Euskera o el de la Mujer, o, en su momento, a condenar los asesinatos de ETA, ha sido descartado. La escenificación también será modesta. Tras debatirlo durante toda la jornada de ayer, finalmente los socios de gobierno desecharon la posibilidad de que fuese el propio Urkullu, rodeado de sus consejeros, el encargado de darle lectura. Será el portavoz, Josu Erkoreka, quien pondrá voz al texto en el formato y lugar habituales de las ruedas de prensa tras el Consejo.

Eso sí, la cercanía de las elecciones se notará en la convocatoria. Erkoreka estará acompañado por el consejero de Salud, Jon Darpón, en el ojo del huracán por el fraude de la OPE de Osakidetza y la intención de la oposición en bloque de reprobarle en el Parlamento. Su comparecencia, para informar sobre el decreto de servicios de farmacia en residencias de personas mayores, estaba prevista, pero el consejero no podrá evitar las preguntas sobre su futuro, tras dejarse ver ayer arropado por Urkullu en la inauguración de un centro de salud en Barakaldo. La 'pata' socialista del Gobierno también tendrá su cuota de protagonismo: el titular de Vivienda, Iñaki Arriola, comparecerá para anunciar un programa para «proteger» a las personas en riesgo de desahucio.

Adiós a Retortillo, que el martes cederá el testigo a Sonia Pérez

El Consejo de Gobierno de hoy será el último de Alfredo Retortillo como consejero de Turismo. El ya candidato del PSE a la Alcaldía de Barakaldo se despedirá de lo que en los dos últimos años han sido compañeros de Gabinete. Continuará, no obstante, en su puesto previsiblemente hasta el próximo lunes, cuando el BOPV publique su cese. Al día siguiente, el martes 5 de marzo, prometerá el cargo ante el lehendakari su sustituta en el Gobierno vasco, Sonia Pérez.