El Gobierno destinará un millón de euros al museo del Memorial por las víctimas

Pedro Sánchez saluda a Odón Elorza en presencia de Gorka Urtaran./
Pedro Sánchez saluda a Odón Elorza en presencia de Gorka Urtaran.

El patronato del centro, presidido por Pedro Sánchez, se reunió ayer en Moncloa para dar un impulso a la puesta en marcha del proyecto

LORENA GIL

El Gobierno central ha decidido dar un impulso al Memorial por las Víctimas del Terrorismo, con sede en Vitoria, al destinar un millón de euros a la puesta en marcha de su exposición permanente. Esta fue una de las decisiones que se aprobaron ayer en la reunión del patronato del centro que tuvo lugar en el Palacio de la Moncloa y que estuvo encabezada por Pedro Sánchez. La ejecución del proyecto museístico arrancará el próximo año. «Las víctimas han sido y son el bastión moral de nuestras libertades», proclamó el presidente del Gobierno durante la cita.

El órgano que debe regir el funcionamiento del Memorial, del que forma parte el Rey, a título honorífico, se citó ayer con el fin de dar el impulso definitivo al centro, cuya inauguración acumula ya sucesivos retrasos. Desde el Ejecutivo central confían en que el edificio abra sus puertas a finales de 2019.

La única reunión del patronato data de finales de noviembre de 2015. De carácter protocolario, congregó a una veintena de personas en el Palacio de la Zarzuela. El entonces líder del Ejecutivo, Mariano Rajoy, encabezó el grupo de representantes que acudió al salón de audiencias, junto a ocho integrantes de su Gabinete. La fotografía de ayer fue algo distinta. El cambio de inquilino en La Moncloa ha obligado a actualizar los nombres de quienes ocupan un asiento en este organismo. Al presidente del Gobierno le acompañó la vicepresidenta, Carmen Calvo, así como los ministros Fernando Grande Marlaska (Interior), Dolores Delgado (Justicia), Margarita Robles (Defensa) y María Jesús Montero (Hacienda). No pudieron estar presentes, pese a formar parte del patronato, Isabel Celaá (Educación), Josep Borrell (Asuntos Exteriores), Magdalena Valerio (Trabajo) y María Luisa Carcedo (Sanidad). El Gobierno vasco envió a sus tres representantes. Acudieron a Madrid las consejeras de Seguridad y Justicia, Estefanía Beltrán de Heredia y María Jesús San José, y el secretario para la Convivencia, Jonan Fernández. A ellos se unió el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, por ser la ciudad en la que se encuentra el Memorial. Urtaran volvió a pedir sin éxito que el centro se destine también a las víctimas de los sucesos del 3 de marzo. Y es que el Memorial está dedicado en exclusiva a las víctimas del terrorismo.

La lista de miembros del patronato la completan un representante del Gobierno navarro y otro rotatorio en nombre de otras comunidades y ciudades autónomas -fue el turno a Galicia-, pero ambos excusaron su asistencia. Quienes sí estuvieron en la reunión fueron dos representantes de las Cortes Generales -Odón Elorza y Luis Aznar- así como otros dos representantes de los colectivos de víctimas del terrorismo. Acudieron Mari Mar Blanco, como presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, y Pilar Manjón, de la Asociación 11-M.

Cuatro ejes expositivos

En su primera reunión, el patronato aprobó el nombramiento de Florencio Domínguez como director del Memorial y dio luz verde a sus estatutos y a un presupuesto provisional. Domínguez asistió a la cita de ayer junto a la directora de Víctimas del Gobierno central, Sonia Ramos, aunque sin capacidad de voto. En esta ocasión, este órgano aprobó con carácter retroactivo las cuentas del centro de los últimos tres años y decidió, en una clara apuesta por dar el impulso definitivo al Memorial, destinar un millón de euros a la ejecución del proyecto museístico, cuyo diseño ya está cerrado, como parte del plan de actuaciones de 2019.

La exposición permanente es uno de los ejes vertebradores del edificio ahora que las obras de rehabilitación ya han finalizado. El pasado 30 de noviembre, el Consejo de Ministros acordó la cesión del edificio de la antigua sede del Banco de España de Vitoria a la Fundación Memorial. Lo que toca es dotarlo de contenido.

El museo se dividirá en cuatro apartados. El primero hará hincapié en la contextualización. Así se dedicará a la historia del terrorismo en España y en el mundo. El segundo hablará de «los perpetradores y su entorno». ¿Cómo actuaron? ¿Por qué? La muestra incluirá desde carteles con imágenes hasta sonidos ambiente de amenazas reales y manifestaciones. La respuesta que obtuvo el terrorismo, tanto social, como policial y judicial, ocupará la tercera 'pata' de la exposición. Y el último espacio se dedicará al recuerdo de las víctimas. El Memorial ha empezado a recopilar testimonios, tanto escritos como audiovisuales, de diferentes damnificados con el objetivo de dar forma a una memoria viva. El centro incluirá en su exposición permanente una réplica del zulo en el que ETA retuvo secuestrado entre 1996 y 1997 al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara.

 

Fotos

Vídeos