PNV, PSE y PP cargan contra Bildu por no condenar los actos radicales durante el mitin de Vox en Bilbao

Grupos de racicales volcaron contenedores./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Grupos de racicales volcaron contenedores. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La izquierda abertzale dice que criticar la violencia que se registró en la capital vizcaína «no lleva a ningún lado» y afea la actuación de la Ertzaintza contra «manifestantes pacíficos»

Octavio Igea
OCTAVIO IGEAVitoria

Representantes de PNV, PSE y PP han reprochado a EH Bildu en el Parlamento que no condene los actos violentos que se registraron en Bilbao el pasado 13 de abril, cuando un grupo de radicales que protestaba contra un mitin organizado por Vox intentó amedrentar a los asistentes al acto, se enfrentó a la Ertzaintza y causó importantes destrozos en la ciudad. La izquierda abertzale ha dicho que la violencia es «lamentable», pero ha rechazado hacer ningún tipo de condena porque «no lleva a ningún lado», y ha cargado contra la Policía autonómica por actuar aquella jornada contra manifestantes «pacíficos».

El rifirrafe se ha producido en la Comisión de Seguridad del Parlamento, en la que ha comparecido la consejera Estefanía Beltrán de Heredia para detallar el operativo policial que se desplegó en los alrededores del Palacio Euskalduna. Un acto de Vox ya había provocado protestas violentas horas antes en San Sebastián, así que el despliegue policial se elevó. Los radicales quemaron contenedores y lanzaron adoquines, botellas, tornillos, papeleras y bengalas contra el cordón policial, que acabó cargando. Hubo cinco detenidos y siete heridos. El más grave, una joven que sufrió una doble fractura de mandíbula por el disparo de un proyectil de 'foam', el material antidisturbios que sustituye a las pelotas de goma.

«Nos gusten o no esos ideales, Vox tenía derecho a organizar ese acto y la gente a acudir», ha resumido Beltrán de Heredia tras asegurar que la Ertzaintza respondió ante la «violencia» de las protestas de los radicales. Una investigación interna analiza aún si los protocolos de actuación se cumplieron escrupulosamente. Elkarrekin Podemos cree que no, «las cargas fueron indiscriminadas, había manifestantes de todo tipo, no todos eran violentos», ha reprochado la parlamentaria Edurne García.

Pero lo que ha encrespado los ánimos de los portavoces de PNV, PSE y PP ha sido la intervención del representante de EH Bildu. Julen Arzuaga ha acusado a la Ertzaintza de provocar que las manifestaciones «fueran más violentas» con sus cargas y de reprimir «protestas pacíficas» dando prioridad «al derecho de reunión de un partido fascista». La respuesta del socialista Txarli Prieto ha sido calificar las palabras de Arzuaga como «discurso irracional y antidemocrático» y acusar a EH Bildu de simpatizar con los «vestigios violentos que quedan en Euskadi» e intentar criminalizar a la Policía vasca. «En Vox hay fascistas, pero todos los fascistas no están en Vox», ha lanzado Prieto tras pedir una condena «rotunda» de lo ocurrido que la izquierda abertzale ha evitado.

En ese mismo sentido, el jeltzale Joseba Zorrilla ha asegurado que «nadie que vaya a una manifestación pacífica lleva tornillos y bengalas», y ha considerado «fundamental» que los partidos del Parlamento «condenen los hechos violentos». Por su parte, la parlamentaria del PP Nerea Llanos ha criticado que Bildu «siga respaldando actitudes fascistas y mafiosas que quieren imponer un pensamiento único».