El Gobierno enmienda su plan y avanza que Gipuzkoa contará con una nueva cárcel

Vista de la cárcel de Martutene./LUSA
Vista de la cárcel de Martutene. / LUSA

El ministro del Interior no pone fecha aún al cierre de la prisión de Martutene

AMAIA CHICO

Gipuzkoa seguirá teniendo cárcel y abrirá un nuevo Centro de Inserción Social. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha enmendado sus planes de dejar al territorio sin prisión y ha anunciado este miércoles el nuevo proyecto de Instituciones Penitenciarias para sustituir el penal de Martutene, aunque no ha concretado fecha para llevarlo a cabo. «Hay un compromiso de inmediatez», se ha limitado a decir el ministro, pensando en el próximo año.

Lo que sí ha confirmado son las nuevas infraestructuras que se construirán en los terrenos de Zubieta para sustituir a la obsoleta prisión de Martutene abierta en 1948. El ministro ha asegurado que se construirá un centro penitenciario con capacidad para entre 200 y 300 plazas para internos, tanto preventivos como de cumplimiento. «Es un centro de tamaño pequeño-mediano, pero acorde con las necesidades» del territorio, ha señalado. Y en el mismo espacio, se erigirá un CIS para los reclusos «en tercer grado y que cumplen «medidas alternativas a las penas privativas de libertad».

El anuncio del ministro, que ha asegurado que el proyecto se realizara con «la mayor celeridad», zanja tras más de una década de debate inconcluso las especulaciones sobre el proyecto que manejaba Instituciones Penitenciarias para cerrar definitivamente y sustituir la prisión de Martutene. Entre las últimas opciones que se habían barajado estaba la de prescindir de una cárcel en Gipuzkoa y trasladar a los internos a las próximas de Zaballa, en Vitoria, o Pamplona, con plazas libres.

Pero las críticas planteadas por los propios internos como por los abogados que les representan y asociaciones que trabajan con ellos ha llevado a una solución alternativa, que garantiza el cumplimiento de las penas en el territorio y habilita un Centro de Inserción Social paralelo para los reclusos que se encuentran en tercer grado o quienes son condenados con penas alternativas a la prisión.

«Compás de espera»

Grande-Marlaska ha respondido así a una pregunta formulada por el parlamentario del PNV, Mikel Legarda, quien ha apremiado al Gobierno a «concretar» y poner una fecha cuanto antes al cierre de Martutene tantas veces anunciado. Y ha lamentado que «nos sumamos en un nuevo compás de espera»al mismo tiempo que recordaba que además de la «problemática» que presenta este centro penitenciario, obsoleto y saturado, su mantenimiento «está teniendo una grave incidencia urbanística» en el desarrollo del nuevo barrio de Txomin.

El proyecto para cerrar la cárcel de Martutene se engloba ahora en el nuevo plan del Siepse (Sociedad de Infraestrcuturas y Equipamientos Penitenciarias y de la Seguridad del Estado), la sociedad que encabeza Mercedes Gallizo, para analizar qué centros deben ser amortizados, reubicados o reestructurados, ha asegurado el ministro. Y «Una de las principales novedades es el cierre de Martutene y la construcción de la nueva cárcel y el CIS» en el menor tiempo posible.

Grande-Marlaska ha insistido en el «compromiso de inmediatez» para cerrar el penal «cuando esté construido el de Zubieta», una aseveración que podría añadir aún más tiempo a la clausura de la cárcel. Se descartaría así otra solución intermedia que se había barajado, la posibilidad de trasladar temporalmente a los reclusos a otras cárceles hasta que la nueva estuviera acondicionada.

 

Fotos

Vídeos