La Fiscalía da por «desaparecida» a ETA y reduce su amenaza a sabotajes y pintadas

La Fiscalía da por «desaparecida» a ETA y reduce su amenaza a sabotajes y pintadas

Covite critica al Ministerio Público por «validar»el acto de disolución de Cambo pese a que aún hay 30 terroristas huidos

Koldo Domínguez
KOLDO DOMÍNGUEZ

La Fiscalía General del Estado dedica en su Memoria de 2018 un apartado a ETA, en el que da por «desaparecida» a la banda terrorista tras el anuncio de disolución del 4 de mayo de 2018 y señala como principal «vector de amenaza» a los colectivos ligados a los presos de la banda: el EPPK (grupo oficial de reclusos y el más mayoritario) y ATA, en el que se agrupan los disidentes a la línea marcada por la izquierda abertzale.

Según recoge el Ministerio Fiscal, la actividad de estos grupos se circunscribe al País Vasco y Navarra –no tiene presencia en el resto del país–, y «no hay duda» de que cuentan con una «menor capacidad lesiva» que ETA. En concreto, se limita a sabotajes contra infraestructuras ferroviarias (tres ataques en 2018 relacionados con el 'caso Alsasua') y oficinas bancarias, así como a la convocatoria de manifestaciones y concentraciones y pintadas para visibilizar las reivindicaciones de los presos etarras: la libertad de los reclusos enfermos y mayores de 70 años y el acercamiento del resto a cárceles vascas.

La Fiscalía detalla además en su Memoria el número de detenidos por su relación con esta actividad: cuatro por enaltecimiento del terrorismo –uno de ellos además por humillación a las víctimas– y un quinto por apología del terrorismo.

Horas después de hacerse pública la Memoria, Covite mostró públicamente su malestar y pidió a la fiscal general del Estado, María José Segarra, explicaciones sobre por qué considera «desaparecida» a ETA, a pesar de que aún hay «más de una treintena de miembros» huidos.

En una carta dirigida a Segarra, la presidenta del colectivo, Consuelo Ordóñez, le cuestionó sobre un posible «cambio en la doctrina oficial de la Fiscalía, que siempre se ha mostrado absolutamente escéptica sobre los movimientos de la organización terrorista ETA». A su juicio, dar por desaparecida a la banda implica «validar el acto de disolución protagonizado exclusivamente por ETA y su entorno social y político» en Cambo.

Temas

Eta, Covite