Los 'fichajes' de Sánchez dan munición a la oposición

Jordi Sevilla, Juan Manuel Serrano, Óscar López y Isabel Pardo de Vera./
Jordi Sevilla, Juan Manuel Serrano, Óscar López y Isabel Pardo de Vera.

Desde su llegada a La Moncloa, el líder del PSOE ha colocado a una quincena de afines en cargos públicos relevantes

M. E. ALONSO

«Vamos a abrir las puertas del partido a la ciudadanía y las únicas puertas con las que vamos a acabar es con las giratorias entre lo privado y lo público». Ese era el mensaje que Pedro Sánchez repetía hace dos años en la campaña para erigirse como secretario general del PSOE. Sin embargo, desde que la moción de censura contra Mariano Rajoy triunfó y el socialista se convirtió en el séptimo presidente de la democracia, el goteo de nombramientos en la administración y en empresas públicas ha sido incesante. Tanto, que en apenas dos meses ya se ha deshecho de la herencia del PP y ha ubicado en estos codiciados sillones a profesionales próximos a su núcleo duro.

Según Ciudadanos, Sánchez lleva colocados al 44% de los miembros de la ejecutiva del PSOE en cargos públicos y sus sueldos anuales suman más de 2,3 millones de euros. La formación de Albert Rivera inició hace unos días una campaña para denunciar públicamente los, a su entender, «quince dedazos de la agencia de colocación en que se ha convertido el Palacio de La Moncloa». «Parece que se ha propuesto superar los dedazos del PP», critican desde las filas naranjas.

El mayor premio, al menos en términos de remuneración, ha sido para Jordi Sevilla. El exministro de Administraciones Públicas fue uno de los integrantes de los dos comités de sabios que Sánchez montó para las generales de 2015 y 2016, además del responsable del área económica de su programa. Ahora ha confiado en él para estar al frente de Red Eléctrica España, donde cobrará unos 546.000 euros anuales.

Tampoco está mal retribuida la presidencia de Loterías del Estado, que ocupa Jesús Huertas, ex director general de Infraestructuras de la Junta de Andalucía, con más de 200.000 euros. Cifras similares a las que cobrará Vicente Fernández, exinterventor del Gobierno andaluz, al frente de la SEPI o José Vicente Berlanga, ex vicesecretario general del PSOE en la Comunidad Valenciana, como presidente de la Empresa Nacional del Uranio (Enusa).

Otros gobiernos

Mucho se ha hablado en las últimas semanas también de la decisión de Sánchez de premiar al que fuera su jefe de gabinete en el partido, Juan Manuel Serrano, con la presidencia de Correos, una de las mayores empresas públicas del país. Pese a su nula experiencia en la gestión, cobrará 190.000 euros de sueldo. O del nombramiento del exsecretario de Organización del PSOE Óscar López -que se alineó en las últimas primarias con Patxi López- como presidente de Paradores Nacionales de Turismo, por el que percibirá 180.000 euros.

Otro de los casos más llamativos es el de José Félix Tezanos, al frente del CIS. La llegada del secretario de Estudios y Programas del PSOE al organismo del que dependen los barómetros sobre intención de voto electoral no fue bien vista por la oposición, que criticó la «cacicada» de Sánchez. También han traído cola las designaciones de Isaías Taboas, exsecretario de Estado con Zapatero, como presidente de Renfe; el de Isabel Pardo de Vera, alto cargo en la Diputación de Pontevedra con el PSOE, como presidenta de Adif; o el de Juan Andrés Tovar, exsenador por Extremadura, al frente de Cetarsa, cargos por los que los tres se embolsarán 160.000 euros al año.

Los sueldos de los elegidos oscilan entre los 90.000 y los 540.000 euros

Menos mediáticos han sido las colocaciones de María Ornella Chacón, exconsejera de Canarias, a la cabeza de Puertos del Estado; el de Alejandro Soler, exalcalde de Elche, como director general de la Entidad Pública Empresarial de Suelo; o el del exportavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Pozuelo, David Cierco, como director general de Red.es. Según un informe elaborado por Ciudadanos, los sueldos de los tres rondarán los 110.000 euros. Apenas 20.000 euros más de lo que cobrarán Ignacio López, secretario Ejecutivo del PSOE como director de Salvamento Marítimo y Luis García Montero, excandidato de IU para la Comunidad de Madrid, como director del Instituto Cervantes.

Pero el 'enchufismo' gubernamental no es una prerrogativa exclusiva de Sánchez. Los anteriores inquilinos de La Moncloa también hicieron uso de ella. Rajoy premió a su exjefe de Gabinete, Jorge Moragas, con la embajada española ante las Naciones Unidas. También preparó el retiro dorado del exministro José Ignacio Wert en París al frente de la delegación española de la OCDE, puesto por el que cobraba 10.000 euros mensuales. José María Aznar, por su parte, colocó a su compañero de pupitre durante su etapa estudiantil Juan Villalonga a la cabeza de Telefónica.

El PP evita criticar la contratación de la mujer del presidente

El último episodio de personas cercanas a Sánchez que han encontrado trabajo recientemente es el de su propia mujer. El miércoles se supo que Begoña Gómez ha sido contratada por el Instituto de Empresa para dirigir el Centro de Estudios Africanos, una nueva institución dependiente de su fundación sin ánimo de lucro, que se nutre de fondos públicos y privados. Si en un principio este 'fichaje' levantó cierta polémica entre algunos partidos de la oposición, ayer el PP evitó cualquier crítica. Su nuevo presidente, Pablo Casado, optó por mantener silencio y no entrar a valorar la contratación. «Sobre los temas personales y familiares de Pedro Sánchez, yo voy a demostrarle el respeto que conmigo en alguna ocasión no han demostrado ellos», manifestó. «Lo que sí que opino es que en las últimas semanas hemos visto que el Gobierno socialista está haciendo uso de la potestad de nombrar altos cargos con personas muy cercanas al entorno personal de los líderes socialistas, y eso es con lo que me quedo», añadió.

Temas

Madrid

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos