Familias de policías jubilados al borde del desahucio en Cádiz

Varias familias de Cádiz piden la intervención urgente del defensor del pueblo andaluz para evitar ser desahuciadas. Se trata de agentes de policía jubilados que llevan años ocupando viviendas del cuerpo de las que ahora les quieren desalojar porque ya no son funcionarios en activo. Aseguran que nunca nadie les informó de que debían de dejar las casas una vez se jubilasen. Por estas casas, propiedad del Ministerio del Interior, pagaban 100 pesetas al mes que se les sustraía de la nómina hasta 1985 cuando les quitaron las subvenciones de vivienda. Ellos han tratado en varias ocasiones de regularizar su situación comprando la vivienda, pero no dicen que no les han hecho ni caso. Piden desesperados una solución urgente para no quedarse en la calle.-Redacción-