Las familias de las desaparecidas en Asturias no creen que se hayan ido voluntariamente

La autopsia ha desvelado múltiples fracturas en el cráneo y lesiones en el cuello de Paz Fernández, y que su muerte fue violenta. Un piragüista la encontró en el embalse de Arbón y un tatuaje ha permitido identificarla. Deja dos hijos, de 18 y 4 años. Noticias desalentadoras para Ana, hermana de Conchi, otra de las tres desaparecidas en Asturias en el último mes. Tres desapariciones en similares circunstancias. Pero el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, asegura que los casos no guardan relación entre sí. No por ello han dejado de buscarlas. Y aunque la familia está convencida de que algo le ha ocurrido, la investigación apunta a que pudo desaparecer voluntariamente. Igual que Lorena Torre, vista por última vez cerca de una playa de Gijón.-Redacción-