El PP exige a Urkullu que cese a Darpón «para terminar con la agonía» en Osakidetza

Alfonso Alonso,en su comparecencia ente los medios de hoy./Rafa Gutiérrez
Alfonso Alonso,en su comparecencia ente los medios de hoy. / Rafa Gutiérrez

Los populares acusan al Gobierno vasco de «faltar a la verdad y ocultar» datos en el 'caso OPE' y señalan al lehendakari. «La situación es insostenible», denuncia Alonso

Koldo Domínguez
KOLDO DOMÍNGUEZVitoria

El 'caso de la OPE' de Osakidetza amenaza con convertirse en algo más que un quebradero de cabeza para el Gobierno vasco. La apreciación de la Fiscalía Superior del País Vasco de «indicios de delito de revelación de secretos» por parte de la dirección del Servicio Vasco de Salud reaviva políticamente una polémica que puede colocar al PNV en una situación muy incómoda a pocas semanas de las dos citas electorales previstas en abril y mayo.

Por el momento, el PP vasco ha elevado este martes el tono de sus críticas y ha señalado al lehendakari como «principal y único responsable» de todo lo que ocurra «a partir de ahora». Los populares habían mantenido hasta el momento una posición templada en este tema y, de hecho, con su abstención impidieron que se creara en el Parlamento vasco una comisión para aclarar las responsabilidades políticas de este caso. Dieron por buenas y suficientes la dimisión de dos altos cargos de Osakidetza –su directora general, María Jesús Múgica, y el responsable de Recursos Humanos, Juan Carlos Soto– y optaron por apoyar al Ejecutivo en contra de EH Bildu y Elkarrekin Podemos.

Pero el movimiento de la Fiscalía ha llevado al PP a cambiar en parte su discurso. En plena precampaña electoral y con un posible proceso penal en puertas, los populares han visto la ocasión de desgastar al PNV y tratar de seguir resquebrajando la imagen de gestor impoluto de los jeltzales, ya tocada por el 'caso De Miguel'. El presidente del PP vasco ha acusado al Ejecutivo autónomo de haber «ocultado» información, «faltar a la verdad» y «no ser trasparente» cuando esta polémica se trató en el Parlamento vasco. «Es algo muy grave». Pero tras el paso de la Fiscalía, la situación ya es «insostenible».

«El lehendakari tiene que tomar el timón y adoptar decisiones para terminar con esta agonía y que esto no siga quemando el buen nombre de Osakidetza. Y, si me permite un consejo, para que tampoco le siga quemando a él como máximo responsable del Gobierno», ha apuntado Alonso.

El líder popular ha evitado verbalizarlo directamente pero en varias ocasiones ha dejado caer que la única opción que le queda a Urkullu es cesar al actual consejo de Salud, Jon Darpón, en el epicentro de la polémica desde que estallara este caso. «(Urkullu) verá hasta qué punto quiere quemarse, pero está claro que ya no hay mucho más recorrido político. Osakidetza no puede seguir estando bajo sospecha y él puede acabar con esta situación muy rápidamente», ha analizado en una comparecencia ante los medios.

No a la comisión parlamentaria

Alonso ha descartado que vaya a apoyar cualquier intento de los otros dos partidos de la oposición de activar una comisión en el Parlamento para aclarar responsabilidades políticas. He dejado claro que su partido ve preferible que este caso sea investigado por la Justicia y no quiere que se abran «investigaciones en paralelo» que «interfieran» las labores del juzgado de instrucción. «Aquí estamos hablando ya de responsabilidades penales. Las políticas están clarísimas, no hace falta investigarlas», ha concluido.