Exhumaciones

Pedro Sánchez./
Pedro Sánchez.
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

No nos puede extrañar que haya cosas que no caben en cabeza humana, tampoco el nuevo submarino de la Armada Española cabe en el puerto de Cartagena sin agrandar los muelles. La ministra de Hacienda tendrá que agrandar también los presupuestos. El Gobierno da por hecha la cosa más difícil de hacer: que los que se murieron de viejos no hayan existido jamás. Mientras, el presidente, Pedro Sánchez, ha ofrecido en el Congreso votar otro Estatuto que sea capaz de superar la llamada 'crisis catalana', que lleva muchos años siendo insuperable. Tanto ERC como PDeCAT, como no pueden mostrar otra cosa, muestran su desacuerdo.

El tabernero de mi barrio, que me cuenta por asiduo cliente, no cree que haya dos España y me pregunta: ¿usted cree que si hubiera dos yo iba a vivir en esta? Lo que propone el presidente del Gobierno es dotar a Cataluña de un nuevo Estatuto de autonomía, porque el que tiene no sirve. Más de 18.000 'sin papeles' han entrado por mar en lo que va de año. Eso sí que es un problema y no la exhumación de los restos del general de altísima graduación, porque los muertos no se impacientan. Como dicen en algún país de lo que antes llamábamos 'Hispanoamérica', ellos han pasado a la indiferencia y somos los que vivimos los que tenemos que resolverlo, aunque sea poniendo parches para lograr que no hablemos siempre de exhumaciones ni de traslado de difuntos. Hay muertos que no nos dejan descansar en paz. Dicen que son 'asuntos de familia', pero España nunca ha sido una buena madre para todos sus hijos, sino para la mitad de ellos. Unas veces unos y luego otros, pero no siempre por turno, y no se respetan las colas.

 

Fotos

Vídeos