Los españoles y los argentinos somos los que más robamos en hoteles

Cuando llega la hora de abandonar la habitación del hotel, siete de cada diez huéspedes no quieren irse sin un recuerdo de su estancia. Como "recuerdo" pueden servir los geles y jabones, las toallas, secadores, bombillas, cuadros, sábanas, pilas del mando a distancia o incluso el mando entero.Un estudio indica que los españoles junto con los argentinos encabezamos el ranking de nacionalidades que más roban. Los que saben comportarse, es decir, los que menos roban, son los noruegos, los orientales, coreanos y chinos.Otro robo clásico es el del minibar. Los clientes dirán que no han consumido nada, pero lo más seguro es que sea sí. Hay quién incluso rellena las botellas de licor con agua. Por ello, muchos de los casi 16 mil hoteles españoles ya utilizan sensores de movimiento que detectan cuando alguien toma una consumición.En esta época del año tampoco faltan los ladrones profesionales. Cuidado, engañan hasta el más avispado recepcionista y rastrean los pasillos en busca de alguna puerta mal cerrada.