Erkoreka anula su asistenciaa un acto esta tarde en Bilbao para involucrarse en persona

Josu Erkoreka./EFE
Josu Erkoreka. / EFE

DAVID GUADILLA

Los estrechos márgenes temporales en los que se mueve la negociación y la falta de acuerdo han obligado a Josu Erkoreka a modificar su agenda pública. El consejero tenía previsto acudir esta tarde a un acto para conmemorar el 25 aniversario de la asociación Asparbi de lucha contra el Parkinson que se va a celebrar a las 18.00 horas en el Palacio Euskalduna. Sin embargo, a primera hora de la tarde de ayer, su departamento emitió una nota oficial en la que anunciaba que, finalmente, no asistiría. Poco después, portavoces oficiales de la consejería confirmaban que la ausencia se debía a que Erkoreka tiene previsto involucrarse de forma personal en las negociaciones.

Que el consejero del Gobierno vasco se implique a última hora en las conversaciones sobre transferencias tampoco es extraño. Las diferencias contables que suelen mostrar los técnicos de Hacienda suelen necesitar de un empujón político final para lograr la 'fumata blanca'.

De cerrarse el acuerdo, Erkoreka también sería el encargado de hacerlo oficial y rubricarlo con la ministra Meritxell Batet. La fórmula elegida para hacerlo será novedosa. Salvo sorpresa de última hora, la reunión será por videoconferencia.

Algo muy diferente a lo que ocurrió a finales del año pasado cuando los mismos protagonistas presidieron la reunión de la Comisión Mixta de Transferencia en Bilbao. Aquella cita sirvió para escenificar la sintonía y la cordialidad entre la consejería y el ministerio. Pero en este caso se da por imposible. La fotografía protocolaria se vería con buenos ojos en el Gabinete Urkullu, aunque despierta serias dudas en el Gobierno socialista, muy criticado por sostener sus decretos sociales con los votos de los nacionalistas vascos y catalanes.

Portavoces del Ejecutivo autónomo, en todo caso, restaron trascendencia a que en lugar de presencial la firma del acuerdo se realice por videoconferencia. Recordaron que ya se hizo cuando Patxi López estaba en Ajuria Enea. Pero fue para suscribir acuerdos menores, no para uno de trascendencia política como el que se negocia ahora.