Egibar defiende el pacto de estatus con Bildu y le lanza guiños para las Cuentas

Egibar defiende el pacto de estatus con Bildu y le lanza guiños para las Cuentas

El portavoz del PNV subraya que es necesario establecer «una nueva relación con España»

Iván Orio
IVÁN ORIO

El portavoz del PNV en el Parlamento vasco, Joseba Egibar, ha ejercido una defensa a ultranza del acuerdo alcanzado con EH Bildu sobre las bases para el nuevo Estatuto y ha lanzado guiños evidentes a la coalición abertzale para que dé un paso adelante y se siente a negociar los Presupuestos para 2019. Los jeltzales parecen haber asumido que las posibilidades de lograr un acuerdo con PP y Podemos para sacar adelante las Cuentas son muy remotas y han aprovechado el escenario del pleno de política general para tratar de cortejar públicamente al que ahora mismo es su único 'socio' en el desarrollo del nuevo estatus. «Abandonen el observatorio y la inspección porque sin un proyecto presupuestario puede haber un retroceso», les ha lanzado.

Egibar ha sido más Egibar que nunca, con mensajes rotundos, críticas directas y veladas a las diferentes bancadas de la oposición -y también al PSE- y alusiones históricas para salir al paso de quienes han cargado contra los principios fundamentales de la reforma de la Carta de Gernika, «tan comentados y tan denostados». Lo ha hecho desde el convencimiento de que ha llegado el momento de establecer «una nueva relación» con España y de que resulta desde su punto de vista incongruente apelar a la legalidad para abordar la reforma del nuevo Estatuto cuando aún no se ha cumplido el vigente en todos sus términos. Tampoco le ha gustado que se intenten dar lecciones de pluralidad cuando, a su juicio, es un concepto inherente a la sociedad.

El dirigente peneuvista, lazo amarillo en la solapa en solidaridad con los políticos catalanes encarcelados, ha iniciado y finalizado su discurso con los Presupuestos como argumento central. Ha asegurado que una prórroga no supondría el fin del mundo, pero ha admitido que ese marco no sería el más propicio para afrontar con solidez los retos del futuro. En este contexto, ha dicho ver «enfadado» al popular Alfonso Alonso por el apoyo del PNV a la moción de censura de Pedro Sánchez y ha girado su mirada hacia Bildu, a cuyos parlamentarios ha pedido que dejen a un lado su «visión descriptiva» de la acción de Gobierno y se atrevan a hablar de los Presupuestos, e incluso a aprobarlos, a pesar de las presiones de ELA en sentido contrario.

Sobre el nuevo estatus su mensaje no se ha movido ni un ápice del que ha mantenido en la ponencia de Autogobierno y en apariciones públicas posteriores. Ha acusado de irresponsabilidad al europarlamentario socialista Ramón Jáuregui por establecer una «relación» entre el acuerdo de bases con EH Bildu «con la violencia de ETA», ha subrayado el derecho a decidir de Euskadi y ha afirmado que la resolución que se adopte en la Cámara de Vitoria debe ser respetada por el Estado y después negociada. «¿En qué perjudica a la ciudadanía vasca que asumamos más responsabilidades»?, dejó en aire frente la opción intermedia del «todo o nada» propuesta por Idoia Mendia. «En nada».