La división marca el inicio de la Diada más política

Las autoridades, en la ofrenda floral./AFP
Las autoridades, en la ofrenda floral. / AFP

El independentismo exige la libertad de los presos mientras la oposición denuncia el «secuestro» de esta fiesta

ADOLFO LORENTEEnviado especial. Barcelona

No se sabe si el otoño será caliente, pero el verano sigue siendo muy caluroso en esa suerte de ring político en el que se ha convertido Cataluña. Este martes es la Diada, una fiesta nacional marcada por la fractura de los partidos y la prisión de los políticos encarcelados de forma preventiva por su participación en el 'procés'. Es la nueva clave de bóveda del relato independentista, que esta tarde buscará movilizar a cientos de miles de personas en una manifestación que consideran clave con el juicio en el Tribunal Supremo a la vuelta de la esquina.

El 11 de Septiembre amaneció muy temprano con la tradicional ofrenda floral en el monumento de Rafael Casanova, último conseller en cap de Barcelona e icono del catalanismo desde hace siglos. Minutos antes de las nueve de la mañana, el Govern de la Generalitat dio el pistoletazo de salida a una ofrenda por la que pasaron infinidad de partidos y organizaciones de todo tipo. Nada nuevo. Aplausos a unos, abucheos a otros. Siempre es más sencillo actuar a la contra, gritar que aplaudir.

Bien lo sabe el PSC, que pese a saber que iban a ser pitados, sus dirigentes decidieron acudir a la ofrenda. Ciudadanos y el PP volvieron a ser baja. «Nada tiene que impedir el diálogo, las dificultades nos han de estimular a hacer las cosas mejor y a hacer nuestro máximo esfuerzo alrededor de objetivos compartidos. Se debe recordar que en un Estado de derecho, poner a una persona en libertad depende del poder judicial; pediría que no se pongan condiciones imposibles para dialogar», ha remarcado su secretario general, Miquel Iceta.

Ortuzar recomienda a los soberanistas diálogo «sin condiciones»

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha recomendado hoy al Gobierno de Cataluña y a los partidos soberanistas catalanes que dialoguen con el Gobierno sin poner condiciones. Ortuzar ha participado junto al PDeCAT en la tradicional ofrenda floral al monumento de Rafael Casanova, el último conseller en cap de Barcelona, con motivo de la Diada. Preguntado por si la excarcelación de los dirigentes soberanistas presos debe ser un requisito para dialogar con el Gobierno, Ortuzar ha concluido que «no», y ha añadido: «Para el diálogo no hay que poner condiciones nunca. Hay que dialogar siempre, en las peores condiciones. Cuanto peores son las condiciones es cuando más se necesita el diálogo».

«En Euskadi tenemos experiencia en vivir situaciones complejas y el diálogo es lo que nos ha permitido salir de ellas», ha subrayado Ortuzar, que, no obstante, ha dejado claro que, a su entender, los dirigentes soberanistas presos «no merecen estar en la cárcel». En esta línea, Ortuzar ha recomendado «a las autoridades catalanas y a los partidos soberanistas catalanes que dialoguen, que se sienten a dialogar, con sus postulados, sin renunciar a nada».

A diferencia de este lunes por la noche, el president, Quim Torra, se ha decantado este martes por no hacer declaraciones y ha cedido el testigo a su lugarteniente, Elsa Artadi, quien ha pedido una asistencia masiva en la manifestación «porque el Govern legítimo está en la cárcel y el exilio, los actos de la Diada de ayer fueron sobre esta falta de libertades». En esta misma línea se ha expresado el presidente del Parlamento, Roger Torrent: «Evidentemente no es una Diada normal, es excepcional. La presidenta Carme Forcadell (su antecesora) está entre rejas por haber permitido el debate». A lo largo de la mañana, acudirá a la cárcel a visitarla.

Colau, con lazo amarillo

Por la noche no participó en la polémica «marcha por la libertad» organizada por la Generalitat ni estará en la manifestación de esta tarde en la Diagonal, pero Ada Colau sí ha estado presente en la ofrenda floral portando, además, un lazo amarillo. No ha admitido preguntas y se ha limitado a lanzar un breve mensaje pidiendo la libertad de los presos. «Hoy es la fiesta de Catalunya, de todo el mundo, de todo el país en su diversidad. Creo que hoy también, como cargo institucional, es mi obligación hacer mención a las ausencias. Ahora mismo, Jordi Cuixart, un hombre de paz, está en la cárcel, y como él otros líderes políticos no deberían estar en la cárcel». «Será imposible desbloquear la situación con el Estado con esta gente en la cárcel», ha advertido.

Ciudadanos, el partido más votado en las últimas elecciones, ha decidido organizar un acto en la Plaza del Rey a media mañana con la participación de Albert Rivera e Inés Arrimadas. «La Diada debería ser la fiesta autonómica de todos los catalanes, pero los nacionalistas la han secuestrado y la han convertido en una jornada de exclusión, odio y ataque a España. Ojalá pronto tengamos un gobierno catalán que nos permita tener una Diada de todos», ha remarcado Rivera.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos