El PNV dice que «el nuevo Estatus permite que a quien no le guste la nacionalidad vasca, renuncie a ella y sea solo español»

El responsable de política institucional del PNV, Koldo mediavilla./Ignacio Pérez
El responsable de política institucional del PNV, Koldo mediavilla. / Ignacio Pérez

Su responsable de política institucional, Koldo Mediavilla, ha lamentado que «los pueblos aborígenes» que viven en el Estado se vean «obligados a portar un documento que niega su identidad nacional»

El responsable de política institucional del PNV, Koldo Mediavilla, ha afirmado que el acuerdo de bases del futuro Estatuto para Euskadi pactado por su partido con EH Bildu permite que, a quien no le guste la nacionalidad vasca, renuncie a ella y «siga ostentando, como hasta ahora, la nacionalidad española». Además, ha lamentado que «los pueblos aborígenes» que viven en el Estado se vean «obligados a portar un documento que niega su identidad nacional».

En un artículo publicado en su blog, Madiavilla rechaza que en el texto «se sostenga la existencia de ciudadanos de primera y de segunda», así como que tampoco «se garantice a los 'nacionales' más derechos que a los que se consideren solamente 'españoles'».

Tras recordar que el artículo 2 de la Constitución española reconoce la existencia de nacionalidades en el Estado, el dirigente jeltzale se cuestiona cómo se puede negar «un reconocimiento oficial de dicha nacionalidad».

Asimismo, ha reprobado que se hayan planteado otras «críticas realmente lamentables» como la que señala que «los nacionalistas diseñan un país sólo para ellos, para los nacionalistas o que sin los socialistas no hay pluralidad».

A su juicio, tal concepto no es sino un «ardid para justificar supuestamente un veto», ya que, si en el acuerdo están los socialistas, el acuerdo «será bueno», pero si los socialistas quedan fuera «el acuerdo no será democrático», lo que califica de «maniqueísmo puro».

Calificativos con «valor táctico»

Asimismo, Koldo Mediavilla cree que calificar de «histórico» el acuerdo alcanzado entre PNV y EH Bildu, tal y como afirmó el coordinador general de la coalición soberanista, Arnaldo Otegi, «resulta excesivo».

«Es cierto que el grado de sintonía resulta llamativo, pero lo es aún más el hecho de que la izquierda abertzale haya atemperado sus reivindicaciones hasta hacerlas coincidir con las del PNV. Un 'aggiornamento' positivo, necesario y valioso que por primera vez ha hecho que EH Bildu comience a ejercitar política de verdad», valora.

En este sentido, cree que el calificativo de «histórico» por EH Bildu tiene un «valor táctico», ya que «se pretende subrayar la importancia del acuerdo alcanzado con el PNV para presionar a éste e impedir que en la siguiente fase parlamentaria dé marcha atrás en sus posiciones».

«El problema al que nos enfrentamos no es retroceder, sino buscar nuevos puntos de aproximación a otras organizaciones que refuercen el proyecto jurídico-político. Y ahí no sólo el PNV, sino que también EH Bildu tendrán que volver a hacer un ejercicio de finura política para aquilatar sus planteamientos a los de otras formaciones», valora, al tiempo que considera que se tratará de «un diálogo resolutivo sincero en el que Elkarrekin Podemos y el PSE de Mendia no podrán esconderse por más tiempo ni refugiarse en el tremendismo».

 

Fotos

Vídeos