El PP denuncia un nuevo 'ongi etorri' en Vitoria

La bienvenida ofrecida a Aitor Zelaia la noche del lunes en el casco viejo de Vitoria./PP VITORIA
La bienvenida ofrecida a Aitor Zelaia la noche del lunes en el casco viejo de Vitoria. / PP VITORIA

La formación califica de «vergonzoso e infame» el recibimiento dado a Aitor Zelaia, puesto en libertad el martes y a la espera de juicio por presuntos vínculos con la 'kale borroka'

KOLDO DOMÍNGUEZ

Decenas de personas recibieron en la madrugada de este miércoles en Vitoria a Aitor Zelaia, procesado por su vinculación con la kale borroka y que horas antes había abandonado la cárcel de Daroca, en Zaragoza, donde ha permanecido recluido seis meses a la espera de juicio. El joven, que abonó una fianza 6.000 euros para dejar la prisión, fue homenajeado en el Casco Viejo de la ciudad con un pasillo de ikurriñas y banderas en favor del acercamiento de los presos, así como con bengalas y vítores de los presentes.

Este nuevo 'ongi etorri' se suma a los recibimientos brindados este pasado fin de semana en Gipuzkoa a sendos exreclusos de ETA, y confirma que la izquierda abertzale mantiene su decisión de rendir homenajes a presos que recobren la libertad.

De nada han servido, hasta el momento, las insistentes peticiones realizadas en los últimos días desde los gobiernos central y vasco y los partidos políticos, así como desde colectivos de víctimas para que ponga fin a este tipo de actos. Ni las apelaciones a la humillación que provoca en las víctimas ni la apertura de diligencias por parte de la Fiscalía de la Audiencia Nacional para investigar los dos últimos recibimientos en Gipuzkoa han hecho cambiar de parecer a la izquierda abertzale.

El PP vasco mostró ayer su indignación por este nuevo homenaje y responsabilizó a PNV y PSE -como partidos en el Gobierno en España y Euskadi- por su «pasividad» para tratar de atajarlos. «No han hecho nada por evitarlos», censuró la portavoz en el Ayuntamiento de Vitoria, Leticia Comerón. Para los populares, el recibimiento a Aitor Zalaia en las calles del Casco Viejo fue «vergonzoso e infame» y supone un «nuevo intento de ocupar el espacio público» por parte de la izquierda abertzale y un «insulto y humillación» para las víctimas.

En «espacios cerrados»

El Foro Social Permanente, movimiento que agrupa a entidades y personas que impulsan un «proceso de paz» en Euskadi, asumió ayer que estos actos están «poniendo en peligro los consensos existentes» sobre los presos y «convirtiéndose en un elemento de división». Por ello, sus responsables pidieron ayer en una nota pública que los homenajes pasen a celebrarse en «espacios cerrados».