El PNV defiende con el PDeCAT la autodeterminación pero admite que no impedirá su apoyo a Sánchez

Ortuzar y Bonvehí han firmado el acuerdo en Sabin Etxea. /efe
Ortuzar y Bonvehí han firmado el acuerdo en Sabin Etxea. / efe

Ortuzar y Bonvehí firman un acuerdo de colaboración para impulsar el diálogo como «única vía de solución a los problemas políticos de Euskadi y Cataluña con el Estado»

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el del PDeCAT, David Bonvehí, han firmado esta mañana en Bilbao un acuerdo de «colaboración institucional» en el que, pese al naufragio de su coalición electoral para los comicios europeos del 26 de mayo, se comprometen a impulsar juntos la defensa del derecho de autodeterminación de las «naciones sin Estado». Con una retórica netamente soberanista, la formación jeltzale y los neoconvergentes se han esforzado en escenificar que, a pesar de Puigdemont, los «lazos» entre ambos partidos continúan intactos y que mantienen la unidad de acción frente al «déficit democrático del Estado español» y su «intransigencia política».

No obstante, a la hora de la verdad, Ortuzar ha mostrado su cara más pragmática y ha dicho estar dispuesto a alcanzar acuerdos con Pedro Sánchez pese a su tajante negativa a considerar si quiera la posibilidad de convocar un referéndum legal de independencia en Cataluña. Preguntado directamente por el «no es no» del presidente y candidato del PSOE al plebiscito, Ortuzar ha ironizado con que ya ni siquiera EH Bildu pone la autodeterminación como condición para respaldar al PSOE. En mitad de la encarnizada competencia que ambas fuerzas mantienen por el protagonismo político en Madrid, Ortuzar ha dejado claro que tampoco para el PNV será «un obstáculo» la posición contraria de los socialistas al derecho a decidir.

«Por una vez le voy a dar la razón a Otegi. Si para ellos no es un obstáculo, tampoco para nosotros», ha deslizado Ortuzar, que, sin embargo, ha advertido a Sánchez de que no podrá «liquidar» con un 'no es no' sus compromisos con el PNV, que pasarían por completar el Estatuto de Gernika y abrir un proceso de diálogo con Euskadi si el Parlamento vasco es «capaz de alumbrar» un acuerdo sobre el nuevo estatus vasco. Algo menos dispuesto a pactar con Sánchez se ha mostrado Bonvehí, que ha dejado claro que su programa defiende expresamente la autodeterminación «y no estamos dispuestos a renunciar a nuestros derechos políticos colectivos».

«La necesidad del diálogo democrático«

El acuerdo suscrito por ambas formaciones nacionalistas no contiene compromisos concretos sino más bien declaraciones de intenciones. Así, ambas fuerzas, que reivindican su «lucha» de cuarenta años para procurar a «nuestras naciones» un «encaje digno, justo y respetuoso» en España, se comprometen a «socializar» en el Parlamento europeo y en otros ámbitos donde tengan representación política «la necesidad del diálogo democrático como única vía de resolución posible de los problemas políticos de Euskadi y Cataluña con el Estado español». También acuerdan «seguir avanzando en el reconocimiento de las naciones vasca y catalana y en el derecho inherente de autodeterminación de las mismas», así como a promover un debate sobre estas cuestiones en el seno de la Unión Europea.

Tras las insinuaciones de la senadora y excoordinadora general del PDeCAT Marta Pascal sobre la posibilidad de crear un partido nuevo de los descontentos con la línea marcada por Puigdemont, Bonvehí ha dicho no ver «riesgo de escisión» en el PDeCAT, un partido «transversal» y con «diferentes almas» en el que, según ha dicho, caben «todas las sensibilidades».